Ir al contenido principal

LA ESPACIALIDAD LITERARIA DE ÚBEDA Y BAEZA (BREVE SELECCIÓN DE TEXTOS)




ROMANCES FRONTERIZOS (ANÓNIMOS)


DEL CERCO DE BAEZA



Cercada tiene a Baeza

ese arráez Audalla Mir

con ochenta mil peones

caballeros cinco mil.

Con él va esse traidor

el traidor de Pero Gil.


Por la puerta de Bedmar

la empieza a combatir;

ponen escalas al muro;

comienzan le a conquerir;

ganada tiene una torre

non le pueden resistir,

cuando de la de Calonge

escuderos vi salir.


Ruy Fernandez va delante

aquese caudillo ardil;

arrete con Andalla,

comienza de le ferir,

cortado le ha la cabeza;

los demas dan a fuir.



ROMANCE DEL ASALTO DE BAEZA



Moricos, los mis moricos,

los que ganais mi soldada,

derribédesme a Baeza,

esa villa torreada,

y a los viejos y a los niños

los traed en cabalgada,

y a los mozos y varones

los meted todos a espada,

y a ese viejo Pero Diaz

prendédmelo por la barba,

y aquesa linda Leonor

será la mi enamorada.

Id vos, capitán Vanegas,

porque venga más honrada,

que si vos soir mandadero,

será cierta la jornada.




Textos áureos



MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA


DON QUIJOTE DE LA MANCHA


Primera parte, Capítulo XIX: De las discretas razones que Sancho pasaba y de la aventura que le sucedió con un cuerpo muerto, con otros acontecimientos famosos [fragmentos]


Y, apartándose los dos a un lado del camino, tornaron a mirar atentamente lo que aquello de aquellas lumbres que caminaban podía ser, y de allí a muy poco descubrieron muchos encamisados, cuya temerosa visión de todo punto remató el ánimo de Sancho Panza, el cual comenzó a dar diente con diente, como quien tiene frío de cuartana; y creció más el batir y dentellear cuando distintamente vieron lo que era, porque descubrieron hasta veinte encamisados, todos a caballo, con sus hachas encendidas en las manos, detrás de los cuales venía una litera cubierta de luto, a la cual seguían otros seis de a caballo, enlutados hasta los pies de las mulas; que bien vieron que no eran caballos en el sosiego con que caminaban. Iban los encamisados murmurando entre sí, con una voz baja y compasiva. Esa estraña visión, a tales horas y en tal despoblado, bien bastaba para poner miedo en el corazón de Sancho, y aún en el de su amo; y así fuera en cuanto a don Quijote, que ya Sancho había dado al través con todo su esfuerzo. Lo contrario le avino a su amo, al cual en aquel punto se le representó en su imaginación al vivo que aquella era una de las aventuras de sus libros.

Figurósele que la litera eran andas donde debía ir algún mal ferido o muerto caballero, cuya venganza a él solo estaba reservada, y , sin hacer otro discurso, enristró su lanzón, púsose bien en la silla, y con gentil brío y continente se puso en la mitad del camino por donde los encamisados forzosamente habían de pasar, y cuando los vio cerca alzó la voz y dijo:

-Deteneos , caballeros, o quienquiera que seáis, y dadme cuenta de quién sois, de dónde venís, adónde vais, qué es lo que en aquellas andas lleváis; que, según las muestras, o vosotros habeis fecho, o vos han fecho, algún desaguisado, y conviene y es menester que yo lo sepa, o bien para castigaros del mal que fecistes, o bien para vengaros del tuerto que vos ficieron.

-Vamos priesa -respondió uno de los encamisados-, y está la venta lejos, y no nos podemos detener a dar tanta cuenta como pedís.

Y picando la mula, pasó delante. Sintióse desta respuesta grandemente don Quijote, y trabando del freno, dijo.

-Deteneos, y sed más bien criado, y dadme cuenta de lo que os he preguntado; si no, conmigo sois todos en batalla. (...)

Estaba una hacha ardiendo en el suelo, junto al primero que derribó la mula, a cuya luz le pudo ver don Quijote; y llegándose a él, le puso la punta del lanzón en el rostro diciéndole que se rindiese; si no, que le mataría. A lo cual respondió el caído:

-Harto rendido estoy, pues no me puedo mover, que tengo una pierna quebrada; suplico a vuestra merced, si es caballeron cristiano, que no me mate; que cometerá gran sacrilegio, que soy licenciado y tengo las primeras órdenes.

-Pues ¿quién diablos os ha traído aquí -dijo don Quijote-, siendo hombre de iglesia.

-¿Quién, señor? -replicó el caído-. Mi desventura.

-Pues otra mayor os amenaza -dijo don Quijote- si no me satisfacéis a todo cuanto primero os pregunté.

-Con facilidad será vuestra merced satisfecho -respondió el licenciado-; y así, sabrá vuestra merced que, aunque denantes dije que yo era licenciado, no soy sino bachiller, y llámome Alonso Lópes; soy natural de Alcobendas; vengo de la ciudad de Baeza, con otros once sacerdotes, que son los que huyeron con las hachas; vamos a la ciudad de Segovia acompañado un cuerpo muerto, que va en aquella litera, que es de un caballeron que murió en Baeza, donde fue depositado, y ahora, como digo, llevábamos sus huesos a su sepultura que está en Segovia, de donde es natural.

-¿Y quién le mató? -preguntó don Quijote.

-Dios, por medio de unas calenturas pestilentes que le dieron -respondió el bachiller.

-Desa suerte -dijo don Quijote-, quitado me ha nuesto Señor el trabajo que había de tomar en vangar su muerte, si otro alguno le hubiera muerto; pero habiéndole muerto quien le mató, no hay sino callar y encoger los hombros, porque lo mesmo hiciera si a mí mismo me matara. Y quiero que sepa vuestra reverencia que yo soy un caballero de la Mancha, llamado don Quijote, y es mi oficio y mi ejercicio andar por el mundo enderezando entuertos y desfaciendo agravios. (...)



ALONSO DE BONILLA


De una Justa a la sabiduría de la Santa virgen Teresa de Jesús, hechas para la fiesta que se celebró con motivo de su beatificación en la ciudad de Baeza


Teresa: la pluma mía

pedid que la rija Dios

para celebrar de vos

la insigne sabiduría.

Que por mí parte este día

rudo y corto quedaré,

pues fue tal vuestro ABC,

que de nueve años de edad

las letras de caridad

daban sangre por la fe.


Los secretos naturales

y arca en su trono de oro

y Tolomeo el tesoro

de los orbes celestiales;

que entre facultades tales

la palma les lleváis vos,

porque, aunque midan los dos,

del Cielo y la Tierra el ser,

más alta ciencia es saber

sólo un átomo de Dios.


Sois del apóstol sagrado

un retrato de excelencia,

pues no sabéis otra ciencia

que a Cristo crucificado.

Y con ésta habéis ganado

a la elocuencia mayor

que el más insigne orador

descubre por señalarse:

porque enseñar a salvarse

es ciencia muy superior.


En vos los dones se ven

que el Sabio Prelado encierra,

porque sois sal de la tierra

y luz del mundo también.

Esto se conoce bien

en que de justo dais palma

al que en la más fiera calma

vive de ver y gustar:

porque sois para enseñar

sal del gusto y luz del alma.


Esas caudalosas minas

que en vos de ciencia se encubren

ejemplarmente descubren

vuestras moradas divinas,

cuyas letras peregrinas

levantan y pueden tanto,

que dejan con dulce encanto

las almas enamoradas;

y es porque en vuestras moradas

mora el Espíritu Santo.


Porque enseñáis los caminos,

viregen, del temer y amar

Dios os hizo un ancho mar

de conceptos peregrinos,

en cuyos puntos divinos

no hay bien que no se resuma;

pero no es mucho que en suma

conceptos escribáis vos,

si el que es concepto de Dios

rige vuestra mano y pluma.


(Nuevo jardín de flores divinas, 1617)




Textos cotemporáneos



ANTONIO MACHADO


CAMINOS


De la ciudad moruna

tras las murallas viejas,

yo contemplo la tarde silenciosa,

a solas con mi sombra y con mi pena.

El río va corriendo,

entre sombrías huertas

y grises olivares,

por los alegres campos de Baeza.

Tienen las vides pámpanos dorados

sobre las rojas cepas.

Guadalquivir, como un alfanje roto

y dispersom reluce y espejea.

Lejos, los montes duermen

envueltos en la niebla,

niebla de otoño, maternal; descansan

las rudes moles de su ser de piedra

en esta tibia tarde de noviembre,

tarde piadosa, cárdena y violeta.

El viento ha sacudido

los mustios olmos de la carretera,

levantando en rosados torbellinos

el polvo de la tierra.

La luna está subiendo

amoratada, jadeante y llena.

Los caminitos blancos

se cruzan y se alejan,

buscando los dispersos caseríos

del valle y de la sierra.

Caminos de los campos...

¡Ay, ya no puedo caminar con ella!



APUNTES


I


Desde mi ventana,

¡campo de Baeza,

a la luna clara!

¡Montes de Cazorla,

Aznaitín y Mágina!

¡De luna y de piedra

también los cachorros

de Sierra Morena!


II



Sobre el olivar,

se vio la luchaza

volar y volar.

Campo, campo, campo.

Entre los olivos,

los cortijos blancos.

Y la encina negra,

a medio camino

de Úbeda a Baeza.


III


Por un ventanal,

entró la lechuza

en la catedral.

San Cristobalón

la quiso espantar,

al ver que bebía

del velón de aceite

de Santa María.

La Virgen habló:

Déjala que beba,

San Cristobalón.


IV


Sobre el olivar,

se vio a la luchuza

volar y volar.

A Santa María

un ramito verde

volando traía.

¡Campo de Baeza,

soñaré contigo

cuando no te vea!


VIEJAS CANCIONES


II



Ya había un albor de luna

en el cielo azul.

¡La luna en los espartales,

cerca de Alicún!

Redonda sobre el alcor,

y rota en las turbias aguas

del Guadiana menor.


Entre Úbeda y Baeza

-loma de las dos hermanas;

Baeza, pobre y señora;

Úbeda, reina y gitana-.

Y en el encinar

¡luna redonda y beata,

siempre conmigo a la par!


III



Cerca de Úbeda la grande,

cuyos cerros nadie verá,

me iba siguiendo la luna

sobre el olivar.

Una luna jadeante,

siempre conmigo a la par.

Yo pensaba: ¡bandoleros

de mi tierra!, al caminar

en mi caballo ligero.

¡Alguno conmigo irá!

Que esta luna me conoce

y, con el miedo, me da

el orgullo de haber sido

alguna vez capitán.


(Poesías Completas, 1933)





FEDERICO GARCÍA LORCA


UN PALACIO DEL RENACIMIENTO...


Plaza amplia y desierta...hay árboles viejos y corpulentos. En una blanca fachada un pilar carcomido y deshecho cuyos caños hace mucho tiempo no sintieron la caricia del agua...El suelo está cubierto de yerbas. En una esquina hay una hornacina vacía..... En el fondo de la plaza está el palacio.

Es una rara impresión encontrarse esta magnificiencia aristocrática junto a las casucas pobres de este rincón muerto..... El palacio es hermosamente dorado... Tiene balcones amplios y señoriales, con serpientes enroscadas en sus columnas, medusas espantadas y tritones fantásticos.

En los frisos hay comitivas de locura llenas de gracia y movimiento, pero que se pierden entre la piedra a medida que pasa el tiempo.

En estas cabalgatas hombres musculosos van desnudos, apretando guirnaldas de rosas que cubren sus sexos, y las mujeres llevan las bocas abiertas lujuriosamente y sus brazos son serpientes que se retuercen para convertirse en hojas de acanto y lluvia de bolitas. Las marchas las cortan monstruos marinos con cuernos de árboles y manos de flores, que abriendo sus bocas hacen huir a las demás figuras. Algunas vuelan absurdamente y otras descansan muy serias con las manos sobre los senos. Cobija este bosque decorativo de flores y figuras un gran alero primorosamente labrado, sostenido por grandes zapatas en las que hay hombrotes destartalados, perrazos enormes, caras de noble expresión, entre ramajes de rostrillos, de margaritas, de puntas de diamante, y de cabecitas de chivo..... Coronando el palacio hay una veleta que tiene forma de corazón, a su lado se eleva un ciprés.


( De Impresiones y paisajes, 1918)



Textos actuales



ANTONIO CARVAJAL


PIEDRA VIVA

(AMANECER EN UBEDA)



Para Angelita y Vicente Granados



Difícil será vivir con nosotros

mismos si jamás nos enajenamos,

si entre los muy trémulos potros

del corazón no alzamos


una tralla dura, como un martillo

de amor, para firmemente clavar

el cincel dentro: ¡Qué sencillo

no pedir, y entregar


la vida con gozo!

Bajo del conde‑

stable cielo, ciegos del reverbero

de su gloria, mientras se esconde

el orgullo, que artero


a su esplendor se humilla, álzase poco

a poco el prodigio: con qué paciencia,

hombro contra tu hombro, coloco

la exacta consistencia


de una piedra sobre otra piedra; trabo

lo que viví, lo que vivieran, cuanto

vivimos todos: cuando acabo,

qué vicioso el acanto


remata la columna, con qué suave

brinco toral el arco se apresura

a su cenit de lirio y, clave

de resplandor, apura


brindis, fulgor y júbilo sereno:

¡Oh conseguido Amor, dios si palabra

que se nos ahonda en el seno

cual cincel, y nos labra


únicos, encendidos!

Al regazo

crujiente de la plaza, al redor

de la fuente, trabados brazo

a brazo, ebrio clamor


se eleva entre nosotros: ¡Qué graciosa

la piedra conjuntada y el remate

de la torre, como una rosa

cálida, contra el mate



del olivar!

La orla ensangrentada

de la capa del cielo, en la montiña

se pliega y cae derramada

por toda la campiña


desde el águila esbelta de amaranto,

desde el erguido mar de fronda en celo,

y, urgidos por la aurora tanto

y por tanto desvelo,


veo los hombres como el solo río,

como la sola encarnizada lanza,

como afirmación del rocío

y la sangre, que avanza


contra el soberbio hirsuto en su guarida,

contra el marfil ajeno que no cede,

golpe sobre golpe y herida

a herida.

Nos concede


nuestra labrada fe su fruto doble:

Gozar y hacer de piedra la manzana,

el pan, la bellota del roble,

la radiante mañana,


la despierta fontana (que sabemos

muy bien que mana y corre). Tan sajácil

para siempre el anhelo, vemos

alzarse clara y grácil


la iglesia, el alta torre, la vivienda

ya prócer, ora humilde, siempre bellas,

siempre con voluntad de ofrenda

al hombre.


... Las estrellas,


en su tenue cadencia, nos contemplan

unos en el obrar. Las piedras vivas

nuestros ciegos impulsos templan

en plenas sucesivas


oleadas de amor. Y ángeles puros

pican en las campanas toques nobles

de gloria, frente a los oscuros

funerales redobles.


(Serenata y navaja, 1973)




FERVOR DE LAS RUINAS

(S. Francisco. Baeza)




CURVO, como los cielos, fuera el techo

a Dios alzado, pues cobijo quiere

rotundo ser de Dios en breve forma:

Ligera como el curso de los astros

o su fingida curva, así la piedra

sublime por esfuerzo de los hombres.


Buscó también la gloria de los hombres

refugio cierto bajo el mismo techo;

su ceniza albergada por la piedra

durar al menos como piedra quiere:

trompas lleven el nombre hasta los astros

de quien a tanto afán trazara forma.


Mas poco dura toda humana forma

aunque a Dios aplacar busquen los hombres

con la oración que alzaron a los astros,

con la canción que resonó en el techo;

grave la piedra, tiende al suelo, y quiere

sustento ser el suelo de la piedra.


La dorada, tallada y fácil piedra

hecha soporte y fruto de una forma

que, hija del arte, su belleza quiere

para lección y gozo de los hombres,

no puede alzarse a los felices astros

ni perenne sustento ser del techo.


Y canta Dios por el azul que el techo

llegó a negar con su esforzada piedra,

entre coros de arcángeles y astros,

más allá de cualquier concreta forma,

y alguien sospecha que ese Dios no quiere

escuchar las plegarias de los hombres:


Así aprendieron soledad los hombres,

roto el sacro cobijo de aquel techo

donde un ave fugaz su curso quiere

trazar como una burla hacia la piedra,

fugitiva también como otra forma

que ha de extinguirse con los propios astros.


Como los mismos astros y los hombres

que intentan forma nueva dar al techo,

y aún sustento se quiere al cielo en piedra.



(Silvestra de sextinas, 1992)






LUIS GARCÍA MONTERO


HOSPITAL DE SANTIAGO



A tres millas de este sitio podéis verlo. Lo repito, un bosque en marcha.


SHAKESPEARE



ENTRAMOS en Santiago.

Parecido

al olor a caballos de la infancia

algo nos atrapó seguramente.

El sol llegaba frío

y apenas por el patio.

Desde los arcos

nos miraban caídos los párpados del tiempo,

y nos sentimos débiles en medio

de la vida.


Rompimos el asedio

de repente. Después de unos segundos,

indecisos y alegres,

rápidamente fuimos abriéndonos el paso,

divisando

el polvo y las palomas sobre el púlpito,

de par en par la historia

-como un cielo de lluvia-

su paisaje arrugado en los cajones.


Y casi sorprendiendo

una postura obscena de los mitos,

traspasamos ocultos corredores,

huellas abandonadas, naves

y escaleras flotando torcidas sobre un mar

de escombros que descansan,

charcos de tiempo,

vidrios,

que nos dejaron solos

en las entrañas turbias de su reloj

varado.


Como cuando se crece de repente

todo fue más pequeño

y una lejana sesación de asombro

se adueñó

de nosotros.

Úbeda estaba al pie del campanario.

El olivar

desfilaba pequeño buscando las murallas

de una ciudad en sitio

y se acercaba lento con banderas de cal.

Parecidos

a los caballos blancos de la infancia

pisamos las ruinas de un imperio,

los restos de su paso,

o acaso fue peor lo que faltaba,

aquella intimidad con las ausencias.

Pues mientras se derrumban los tejados

y los muros

con el color de todos los secretos

esperan temerosos

a que se vaya el sol,

algo vigila allí,

algo

tan sólo semejante

a la pequeña

tranquilidad de un pájaro

de piel adolescente

entre las cicatrices de un viento que pasaba

tal vez para decirnos

de qué manera crece la hierba del silencio,

cómo tiemblan sus patios de soledad y tarde.


Después

de la primera cita morada en el amor,

ya nada importa tanto.


Todavía en el tren

y campo arriba,

en medio de la noche, mientras las luces últimas

de la ciudad se abrían

para mezclarse débiles, violetas

con nuestras sucias sombras

de viajero,

en el cemento enfermo de las primeras casas;

todavía en el tren

y noche arriba,

llevaba yo en los ojos

esa mirada seca con que nos despedimos,

y me puse a escribir para contaros

que aunque crezca la hierba silvestre del silencio,

aunque tiemblen sus patios de soledad y tarde

y exista una pequeña tranquilidad de pájaro,

el viento sigue triste,

seguramente triste y dolorido,

ajeno a los olivos dorados por el sol.


Serán sólo tres millas.

Serán sólo tres millas.

Después vendrá tu cuerpo y la ciudad.


(El jardín extranjero, 1982)




ANTONIO MUÑOZ MOLINA
REGRESO A ÚBEDA
[Fragmento]
Desde este mirador, mi ciudad tiene algo de pequeña corte medieval italiana, amurallada todavía, erigida sobre una ladera de huertas donde se oyen, en un silencio grande y cóncavo, los golpes secos de la azada sobre la tierra y el ruido del agua en las acequias. Desde aquí también la ciudad se parece a una isla, rodeada de olivares hasta donde alcanza la mirada, y al otro lado del valle la sierra de Mágina es el límite del horizonte y del mundo. Los miradores trazan un arco a todo lo largo del costado sur de la ciudad, siguiendo la muralla que levantaron los árabes, y si uno camina en una fría mañana de sol invernal, todas las cosas tienen un resplandor y una precisión de diamante; los azules de las montañas, el verde claro de los sembrados, el blanco de la cal de las paredes, el dorado de las piedras de los palacios. Si está nublado, si hay niebla en el valle o es uno de esos días de lluvia suave que empapa silenciosamente la tierra, las formas y los colores se atenúan, y en el horizonte los picos de la sierra desaparecen en el gris metálico del cielo, pero los olores son entonces mucho más intensos, y bajo las pisadas se nota la densa fertilidad del barro. Un olor a hojas empapadas o a humo de leña nos devuelve la sensación estremecedora e intacta de los inviernos de la infancia. Y entonces el paseo, que nos ha conducido a la plaza renacentista de Santa María, se convierte, como casi todos los paseos, en un modesto viaje en el tiempo.
(La huerta del Edén, 1996)


__________
©De los textos: Los autores.
©De la selección: Antonio Chicharro.
©Fotografías de Francisco Fernández.

Entradas populares de este blog

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO ESCRITA EN BAEZA EN 1913

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO 
ESCRITA EN BAEZA EN 1913

Biografía

Nací en Sevilla el año de 1875 en el Palacio de la Dueñas. Anoto este detalle no por lo que tenga de señorial (el tal palacio estaba en aquella sazón alquilado a varias familias modestas) sino por la huella que en mi espíritu ha dejado la interior arquitectura de ese viejo caserón. En mi próximo libro hablo de él, sin más datos que mis recuerdos infantiles.
Desde los ocho a los treinta y dos años he vivido en Madrid con excepción del año 1899 y del 1902 que los pasé en París. Me eduqué en la Institución Libre de Enseñanza y conservo gran amor a mis maestros: Giner de los Ríos, el imponderable Cossío, Caso, Sela, Sama (ya muerto), Rubio, Costa (D. Joaquín —a quien no volví a ver desde mis nueve años—). Pasé por el Instituto y la Universidad, pero de estos centros no conservo más huella que una gran aversión a todo lo académico. He asistido durante veinte años, casi diariamente a la Biblioteca Nacional. En 1906 hice oposic…

BIBLIOGRAFÍA DE JOSÉ RODRÍGUEZ MOLINA RELACIONADA CON LA HISTORIA Y CULTURA DE BAEZA

José Rodríguez Molina, Profesor Titular de Historia Medieval de la Universidad de Granada, ha dedicado gran parte de su larga y profunda actividad investigadora al mejor conocimiento de la historia y cultura de Baeza, entre otros dominios de estudio históricos relacionados con Jaén, Granada y Andalucía, generales y particulares como, por ejemplo, sus estudios de frontera. De sus más de 150 estudios publicados, ofrezco la siguiente selección (para un acceso a la lista completa de sus publicaciones, véase

http://www.medievalugr.es/index.php?option=com_content&view=article&id=6:curriculum-de-jose-rodriguez-molina&catid=4:area-de-historia-medieval)


Introducción al estudio del obispado de Baeza-Jaén, según el Códice Gótico del siglo XIII de la Catedral de Jaén, Granada, 1972, 250 págs. (Inédito).

El obispado de Baeza-Jaén en la Baja Edad Media. Aspectos económico-sociales, (Resumen de Tesis Doctoral), Universidad de Granada, 1974, 40 págs.

"Patrimonio eclesiástico del obispad…

JOSÉ LUIS MORALES, PREMIO ANTONIO MACHADO EN BAEZA 2016

José Luis Morales gana el XX Premio Internacional de Poesía Antonio Machado con 'Gracias por su visita' Por EUROPA PRESS
BAEZA (JAÉN)|14/09/2016 - 15:50 José Luis Morales gana el XX Premio Internacional de Poesía Antonio Machado con 'Gracias por su visita' BAEZA (JAÉN)|EUROPA PRESS Etiquetas El escritor manchego José Luis Morales Robledo (1955-Ciudad Real) ha sido proclamado ganador del XX Premio Internacional de Poesía Antonio Machado, de Baeza (Jaén), por su obra 'Gracias por su visita'. Para esta edición se han presentado 178 originales, procedentes de una decena de países diferentes. Este galardón está dotado con un premio en metálico de 6.000 euros, la publicación del libro por la editorial Hiperión y un trofeo en bronce elaborado por la Escuela de Arte Gaspar Becerra de Baeza. La alcaldesa de Baeza, Dolores Marín, ha destacado que este premio es "una de la…