Ir al contenido principal

NINGÚN MENSAJE NUEVO, DE IRENE SÁNCHEZ CARRÓN (PREMIO "ANTONIO MACHADO EN BAEZA" 2008)



Leía en un blog a propósito de Irene Sánchez Carrón que el premio “Antonio Machado en Baeza” que se le había concedido al libro Ningún mensaje nuevo de la poeta extremeña había sido un premio otorgado con justicia. He de decir, y de alguna manera hablo como portavoz del jurado que concedió este premio, que a este jurado así se lo pareció en el mes de septiembre. de 2008 Habíamos obrado con justicia al premiar el libro que nos había parecido obviamente el mejor de los presentados.

Ningún mensaje nuevo se había convertido además en la cuarta voz poética de mujer que premiábamos, junto a las de María Maizkurrena, Rosaura Álvarez y Ana Isabel Conejo, con toda justicia y por derecho propio de sus respectivos libros. Así, los hermosos poemarios Tiempo, de María Maizkurrena, El áspid, la manzana, de Rosaura Álvarez, Rostros, de Ana Isabel Conejo y, aquí y ahora, Ningún mensaje nuevo, de Irene Sánchez Carrón.

Y quiero resaltar un dato más: los tres últimos libros premiados son de voz de mujer. Este hecho resulta significativo porque es síntoma inequívoco de la cada vez mayor y sostenida presencia –cuantitativa y cualitativa– de la mujer en el mundo de las letras. Está claro que Irene Sánchez Carrón ha tomado la palabra en libros como Porque no somos dioses, de 1998, y Escenas principales de un actor secundario, de 1997, poemarios que merecieron, respectivamente, los premios “Hermanos Argensola” y “Adonais”.

En cuanto al libro en cuestión, Ningún mensaje nuevo, puedo afirmar que consta de treinta y cuatro poemas distribuidos en tres secciones tituladas “En el cruce, esperando”, “Carpe diem para un amante indeciso” y “Ausencia”. Se trata de poemas caracterizados con plena conciencia en su factura discursiva por la autora en “Declaración de amor”. Allí leemos en la segunda y tercera estrofas:


Sólo sé hacer poemas,

llenarte los armarios de quimeras, de hipérboles,

alimentarte el alma con aliteraciones,

poner todo perdido de rimas asonantes

y transformar tu vida con multitud de hipérbatos.

Sólo sé hacer poemas,

vestirme de metáforas, de verso libre y blanco,

recogerme el cabello con dorados epítetos,

besar tus labios tiernos cerrando las vocales

y encabalgarme en ti abrupta

o suavemente.


Como habrá podido observarse por esta cita y por otras que podría traer a colación ahora, estos poemas hacen un uso tan delicado como denso de la lengua y toman sus apoyos de la lengua coloquial, si bien para construir una nueva significación de estos usos que pasan a ser instrumentos de simbolización, tal como ocurre, por poner un ejemplo, con el título del libro, Ningún mensaje nuevo, tomado a su vez de uno de los poemas, tal como hicimos constar en el acta.

¿Y de qué hablan estos poemas escritos, por decirlo con una imagen de la propia poeta, con trozos de su alma? ¿En qué sentido nos interpelan estos versos, versos que son “su trinchera”? Pues bien, la respuesta no va a resultar extraña, tal como dejamos consignado en el acta: los poemas de Ningún mensaje nuevo nos hablan de amor, bien matizado de erotismo, los más abundantes en la segunda parte; nos hablan de la identidad en transformación; del gusto por la lectura y los libros, sea desde la orilla del autor o del lector, que se confunden intencionadamente, tal como puede leerse en los poemas “Con un libro en las manos”; nos hablan de la poesía misma, como no puede ser de otro modo en un poemario de tono lírico; y el libro también nos habla de la memoria, esto es, de aquello que nos nutre y configura como seres humanos, memoria que radica en un mundo infantil desaparecido y ahora rescatado en el tejido de su poesía con imágenes poderosas. Ahí quedan, por ejemplo, poemas como “Infancia” o el muy hermoso texto “De senectute”.

En fin, no quiero alargarme más. Sólo me resta invitar al lector a penetrar en el recinto de esta poesía, tal como se nos sugiere en el poema “Invitación”:


Acércate y escucha

el desorden violento de mi sangre.

Sabrás cómo cavé

los días y las noches,

cómo gasté

las primaveras y las uñas

por construir mi verso,

mi trinchera,

desde donde te apunto

al corazón

y tiro a dar.

Acércate, escucha...


Reciba Irene Sánchez Carrón, a la que le deseo una larga e intensa vida literaria, mi personal enhorabuena, así como la de los restantes miembros del jurado. Y el Ayuntamiento de Baeza, la Diputación de Jaén y la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía tengan la seguridad de nuestro agradecimiento por su apuesta por este premio que es muestra de un apoyo al arte de la poesía, además de un recuerdo del poeta Antonio Machado cuya palabra es una fuente inagotable de verdad, bondad y belleza.

ANTONIO CHICHARRO

Entradas populares de este blog

ANTONIO MACHADO Y FEDERICO GARCIA LORCA: PALABRAS PARA UN HERMANAMIENTO

La ya larga serie de hermanamientos y homenajes que se viene celebrando en Fuentevaqueros, entre el poeta de Granada y otros poetas que comparten la patria de nuestra lengua y el común horizonte de la palabra salvadora de la poesía de abierta proyección estética e histórica, resulta una suerte de intervención, dicho en téminos arquitectónicos, en la memoria de Federico García Lorca y en la del resto de poetas hermanados. Dicha intervención, pues, habla más de nuestro comportamiento que de los poetas en cuestión, puesto que se trata de establecer por determinado tiempo una especie de identidad común que, por múltiples razones generalmente fundamentadas, consideramos necesaria. Está bien, puesto que el pasado existe en nuestro presente, que intervengamos sobre él y escribamos constantemente a modo de palimpsesto sobre la vieja página que un día la historia escribiera para decirnos a nosotros mismos y decir nuestra historia y tanto hablar de nuestro tiempo como construirlo. En este se…

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO ESCRITA EN BAEZA EN 1913

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO 
ESCRITA EN BAEZA EN 1913

Biografía

Nací en Sevilla el año de 1875 en el Palacio de la Dueñas. Anoto este detalle no por lo que tenga de señorial (el tal palacio estaba en aquella sazón alquilado a varias familias modestas) sino por la huella que en mi espíritu ha dejado la interior arquitectura de ese viejo caserón. En mi próximo libro hablo de él, sin más datos que mis recuerdos infantiles.
Desde los ocho a los treinta y dos años he vivido en Madrid con excepción del año 1899 y del 1902 que los pasé en París. Me eduqué en la Institución Libre de Enseñanza y conservo gran amor a mis maestros: Giner de los Ríos, el imponderable Cossío, Caso, Sela, Sama (ya muerto), Rubio, Costa (D. Joaquín —a quien no volví a ver desde mis nueve años—). Pasé por el Instituto y la Universidad, pero de estos centros no conservo más huella que una gran aversión a todo lo académico. He asistido durante veinte años, casi diariamente a la Biblioteca Nacional. En 1906 hice oposic…

BIBLIOGRAFÍA DE JOSÉ RODRÍGUEZ MOLINA RELACIONADA CON LA HISTORIA Y CULTURA DE BAEZA

José Rodríguez Molina, Profesor Titular de Historia Medieval de la Universidad de Granada, ha dedicado gran parte de su larga y profunda actividad investigadora al mejor conocimiento de la historia y cultura de Baeza, entre otros dominios de estudio históricos relacionados con Jaén, Granada y Andalucía, generales y particulares como, por ejemplo, sus estudios de frontera. De sus más de 150 estudios publicados, ofrezco la siguiente selección (para un acceso a la lista completa de sus publicaciones, véase

http://www.medievalugr.es/index.php?option=com_content&view=article&id=6:curriculum-de-jose-rodriguez-molina&catid=4:area-de-historia-medieval)


Introducción al estudio del obispado de Baeza-Jaén, según el Códice Gótico del siglo XIII de la Catedral de Jaén, Granada, 1972, 250 págs. (Inédito).

El obispado de Baeza-Jaén en la Baja Edad Media. Aspectos económico-sociales, (Resumen de Tesis Doctoral), Universidad de Granada, 1974, 40 págs.

"Patrimonio eclesiástico del obispad…