Ir al contenido principal

'CUANDO LOS PÁJAROS', DE ROSA ROMOJARO

Fotografía del acto de entrega del Premio Internacional de Poesía "Antonio Machado en Baeza" a Rosa Romojaro (Paraninfo de la Antigua Universidad de Baeza, IES "Stma. Trinidad", 23 de noviembre de 2010)


El nombre de Rosa Romojaro viene a enriquecer la lista de los catorce poetas que han ganado el Premio Internacional de Poesía “Antonio Machado en Baeza” hasta el momento presente y es el sexto nombre de mujer que, con todo derecho, se alza con esta distinción, añadiendo su libro titulado Cuando los pájaros a los que en su día premiamos y que no me resisto a dejar de recordar: Todos los santos, de José Fernández de la Sota; Catulinarias, de Arturo Dávila; La latitud de los caballos, de Juan Vicente Piqueras; Tiempo, de María Maizkurrena; Al sur de todo mapa, de Javier Cánaves; El oro de los sueños, de Francisco Ruiz Noguera; Horizonte o frontera, de Eduardo García; No he visto lo que he visto. Epistolario apócrifo; de Virgilio Cara; Noche, de Francisco Álvarez Velasco; El áspid, la manzana, de Rosaura Álvarez; Rostros, de Ana Isabel Conejo; Ningún mensaje nuevo, de Irene Sánchez Carrón; y Croniria, de Raquel Lanseros. Y al mismo tiempo se ha ganado el derecho de que su nombre quede vinculado al de Antonio Machado, el poeta que recaló en nuestra ciudad hace ahora justo 98 años con el alma rota y en la que escribiría un puñado de poemas memorables que puso a Baeza en la geografía lírica de nuestra lengua.
Pues bien, me alegro de que haya sido así porque he de decir que este Cuando los pájaros no viene de la nada, sino que es resultado de un decir poético que se remonta a los años ochenta con libros como los titulados Secreta escala (1983), Funambulares mar (1985), Agua de luna (1986), La ciudad fronteriza (1987), Poemas sobre escribir un poema y otro poema (1999), Zona de varada (2001) y Poemas de Teresa Hassler (fragmentos y ceniza) (2006). Todos ellos, incoativos unos y maduros otros, con sus diferencias de argumento y anécdota poéticos y especificidades estéticas, han venido describiendo una trayectoria cuyos más esenciales rasgos a decir de la crítica podrían ser: depurado y preciso decir poético, gran conciencia y medida contención en la elaboración del poema, profundo conocimiento de la tradición poética, sabia emulación y hábil juego de intertextualidades y mucha verdad de sentimiento y vida con la que crear  el universo del poema, universo con el que antes sorprende que halaga al lector. Este perfil poético es el que a la postre pareció dibujar el jurado cuando quiso destacar del libro que aquí y ahora se presenta lo siguiente, tal como quedó recogido en el acta:

El jurado destaca de este libro el mesurado decir, el frecuente distanciamiento del yo poético o personal, su inserción en la tradición del verso libre muy musical con algunas muestras de verso medido que refuerzan los valores expresivos del resto del libro, donde se pone de relieve la palabra como elemento de salvación, a la vez que reiteran determinados símbolos (pájaros, el mar) que adquieren distinto significado de acuerdo con la situación que cada texto plantea.
             
            En efecto, el jurado supo valorar un libro que, dividido en dos partes, “Vuelos” y “El valle”, y con poco más de veinte poemas, constituye un estremecedor ejercicio de hondo y depurado lirismo en el que, desde la madurez poética y vital, su autora ya manifiesta con serena voz baja su conciencia del tiempo y de su paso, esto es, su posición frente a lo que queda y a lo acabado como en “Entrega”; ya mira fuera para verse dentro dejando los instantes y su conciencia atrapados en el ámbar de los poemas que nutren una suerte de geografía lírica de anocheceres, de mares, de luces, de pájaros, de árboles, de paisajes de exterior y de interior; ya da rienda suelta, sin apenas gesticulación, de manera sencilla y profunda, a su sentimiento frente a la muerte ajena como en “Cajas negras” y “El mal”; ya se afana en nombrar poéticamente la quietud como en “El valle” o de hurgar con palabras de ida y vuelta en las galerías de la conciencia (“El bien”) o en delimitar en qué consiste, sin adjetivos, la pena en “Descripción de una pena como remedio para aliviarla”; ya piensa metapoéticamente en las palabras y en la forma que en ellas, con ellas y a través de ellas somos (“La cita”); ya nombra el espacio de la página y sus accidentes verbales y gráficos (“Una ciudad, la página”); ya da cuenta, como en el poema “Estaciones”, de la conciencia del final mediante imágenes de larga tradición ahora redibujadas. Y todo ello sin que falten poemas que, a partir del mundo referencial de un vuelo desde su principio a su fin, constituyen un ejercicio de inteligencia creadora donde experiencia vital, realidad percibida, sentimiento amoroso y simbología cultural se abrazan en el haz de sus seis partes para crear un efecto de plenitud.
            Esta es la esencial voz poética que ha elaborado desde su humana condición un mundo de belleza verbal para nosotros, los lectores, y que hoy llena este espacio académico donde sonaron conceptuales poemas barrocos allá por el siglo XVII, un espacio de una ciudad, esta machadiana Baeza otoñal, que pareciera haber sido hecha para la poesía.

ANTONIO CHICHARRO

__________
Texto de la intervención en el acto de entrega del premio y presentación del poemario.

Entradas populares de este blog

ANTONIO MACHADO Y FEDERICO GARCIA LORCA: PALABRAS PARA UN HERMANAMIENTO

La ya larga serie de hermanamientos y homenajes que se viene celebrando en Fuentevaqueros, entre el poeta de Granada y otros poetas que comparten la patria de nuestra lengua y el común horizonte de la palabra salvadora de la poesía de abierta proyección estética e histórica, resulta una suerte de intervención, dicho en téminos arquitectónicos, en la memoria de Federico García Lorca y en la del resto de poetas hermanados. Dicha intervención, pues, habla más de nuestro comportamiento que de los poetas en cuestión, puesto que se trata de establecer por determinado tiempo una especie de identidad común que, por múltiples razones generalmente fundamentadas, consideramos necesaria. Está bien, puesto que el pasado existe en nuestro presente, que intervengamos sobre él y escribamos constantemente a modo de palimpsesto sobre la vieja página que un día la historia escribiera para decirnos a nosotros mismos y decir nuestra historia y tanto hablar de nuestro tiempo como construirlo. En este se…

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO ESCRITA EN BAEZA EN 1913

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO 
ESCRITA EN BAEZA EN 1913

Biografía

Nací en Sevilla el año de 1875 en el Palacio de la Dueñas. Anoto este detalle no por lo que tenga de señorial (el tal palacio estaba en aquella sazón alquilado a varias familias modestas) sino por la huella que en mi espíritu ha dejado la interior arquitectura de ese viejo caserón. En mi próximo libro hablo de él, sin más datos que mis recuerdos infantiles.
Desde los ocho a los treinta y dos años he vivido en Madrid con excepción del año 1899 y del 1902 que los pasé en París. Me eduqué en la Institución Libre de Enseñanza y conservo gran amor a mis maestros: Giner de los Ríos, el imponderable Cossío, Caso, Sela, Sama (ya muerto), Rubio, Costa (D. Joaquín —a quien no volví a ver desde mis nueve años—). Pasé por el Instituto y la Universidad, pero de estos centros no conservo más huella que una gran aversión a todo lo académico. He asistido durante veinte años, casi diariamente a la Biblioteca Nacional. En 1906 hice oposic…

BIBLIOGRAFÍA DE JOSÉ RODRÍGUEZ MOLINA RELACIONADA CON LA HISTORIA Y CULTURA DE BAEZA

José Rodríguez Molina, Profesor Titular de Historia Medieval de la Universidad de Granada, ha dedicado gran parte de su larga y profunda actividad investigadora al mejor conocimiento de la historia y cultura de Baeza, entre otros dominios de estudio históricos relacionados con Jaén, Granada y Andalucía, generales y particulares como, por ejemplo, sus estudios de frontera. De sus más de 150 estudios publicados, ofrezco la siguiente selección (para un acceso a la lista completa de sus publicaciones, véase

http://www.medievalugr.es/index.php?option=com_content&view=article&id=6:curriculum-de-jose-rodriguez-molina&catid=4:area-de-historia-medieval)


Introducción al estudio del obispado de Baeza-Jaén, según el Códice Gótico del siglo XIII de la Catedral de Jaén, Granada, 1972, 250 págs. (Inédito).

El obispado de Baeza-Jaén en la Baja Edad Media. Aspectos económico-sociales, (Resumen de Tesis Doctoral), Universidad de Granada, 1974, 40 págs.

"Patrimonio eclesiástico del obispad…