Ir al contenido principal

FIRMAS INVITADAS: ANTONIO CARVAJAL, "ELEGÍA SEGUNDA"


ELEGÍA SEGUNDA

                                   Para Antonio Checa

 

                                                           Y Baeza de mirar.

 

Iban oscuros en la noche sola. 

Su voz, su paso, resonaban. Era 

sola y quieta la noche, quieta y lenta 

la palabra.

                    Un silencio, más frecuente 

cuando la oscuridad era más densa 

y las estrellas más visibles, lleno 

de la respiración acompasada 

de los durmientes y el rosmar del río 

hondo, allí, entre la brisa apaciguada

del olivar y de las cañaveras, 

despertaba en un pecho una congoja 

contagiosa, pacífica, que pronto 

se hizo otra vez palabra.

                                             Con palabras

que alguno, acaso, tenga en la memoria 

se les llenaba el tiempo, transcurría 

pausada la amistad, toda raíces 

nutridas de la tierra de otras noches. 

Alguien velaba lejos. El aroma 

de las panaderías 

cambiaba con las horas y el trabajo 

desvelado tornábase alimento 

común, como la noche y las palabras. 

Fue en el momento justo 

cuando admiraban un alero espléndido 

de sesgados ladrillos y decían 

su placer, o su asombro, con voz tenue.

 

Ojos, palabras, pálpitos, la noche. 

 

Y la ciudad casi dormida, hija 

del tiempo y de sus tiempos, recobrando 

su alma en las ruinas:

                                         ¿cómo pudo 

aquel nido real de gavilanes 

ser habitado por la sierpe, hundirse 

en el pavor de la indolencia, hacerse 

cruel para la esperanza de sus hijos 

más tenaces y humildes, y quedar 

casi roto, nostálgico, sembrado 

de hiedra y jaramagos amarillos 

temibles más que la melancolía?

 

Y al volver de las calles apoyaron 

las manos y las frentes en la blanca 

piedra de los sollozos.

                                        Era noche. 

Era la hora de partir.

                                      Iban oscuros 

a su trabajo cotidiano, cada 

cual con menester distinto, 

unos en la palabra por instantes 

que no quiero olvidar porque me dieron 

su sensación de luz que crece y vibra 

y aún puede alimentar este poema. 

 
                              ANTONIO CARVAJAL

                        (en De un capricho celeste, 1988)
 
 

Entradas populares de este blog

ANTONIO MACHADO Y FEDERICO GARCIA LORCA: PALABRAS PARA UN HERMANAMIENTO

La ya larga serie de hermanamientos y homenajes que se viene celebrando en Fuentevaqueros, entre el poeta de Granada y otros poetas que comparten la patria de nuestra lengua y el común horizonte de la palabra salvadora de la poesía de abierta proyección estética e histórica, resulta una suerte de intervención, dicho en téminos arquitectónicos, en la memoria de Federico García Lorca y en la del resto de poetas hermanados. Dicha intervención, pues, habla más de nuestro comportamiento que de los poetas en cuestión, puesto que se trata de establecer por determinado tiempo una especie de identidad común que, por múltiples razones generalmente fundamentadas, consideramos necesaria. Está bien, puesto que el pasado existe en nuestro presente, que intervengamos sobre él y escribamos constantemente a modo de palimpsesto sobre la vieja página que un día la historia escribiera para decirnos a nosotros mismos y decir nuestra historia y tanto hablar de nuestro tiempo como construirlo. En este se…

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO ESCRITA EN BAEZA EN 1913

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO 
ESCRITA EN BAEZA EN 1913

Biografía

Nací en Sevilla el año de 1875 en el Palacio de la Dueñas. Anoto este detalle no por lo que tenga de señorial (el tal palacio estaba en aquella sazón alquilado a varias familias modestas) sino por la huella que en mi espíritu ha dejado la interior arquitectura de ese viejo caserón. En mi próximo libro hablo de él, sin más datos que mis recuerdos infantiles.
Desde los ocho a los treinta y dos años he vivido en Madrid con excepción del año 1899 y del 1902 que los pasé en París. Me eduqué en la Institución Libre de Enseñanza y conservo gran amor a mis maestros: Giner de los Ríos, el imponderable Cossío, Caso, Sela, Sama (ya muerto), Rubio, Costa (D. Joaquín —a quien no volví a ver desde mis nueve años—). Pasé por el Instituto y la Universidad, pero de estos centros no conservo más huella que una gran aversión a todo lo académico. He asistido durante veinte años, casi diariamente a la Biblioteca Nacional. En 1906 hice oposic…

BIBLIOGRAFÍA DE JOSÉ RODRÍGUEZ MOLINA RELACIONADA CON LA HISTORIA Y CULTURA DE BAEZA

José Rodríguez Molina, Profesor Titular de Historia Medieval de la Universidad de Granada, ha dedicado gran parte de su larga y profunda actividad investigadora al mejor conocimiento de la historia y cultura de Baeza, entre otros dominios de estudio históricos relacionados con Jaén, Granada y Andalucía, generales y particulares como, por ejemplo, sus estudios de frontera. De sus más de 150 estudios publicados, ofrezco la siguiente selección (para un acceso a la lista completa de sus publicaciones, véase

http://www.medievalugr.es/index.php?option=com_content&view=article&id=6:curriculum-de-jose-rodriguez-molina&catid=4:area-de-historia-medieval)


Introducción al estudio del obispado de Baeza-Jaén, según el Códice Gótico del siglo XIII de la Catedral de Jaén, Granada, 1972, 250 págs. (Inédito).

El obispado de Baeza-Jaén en la Baja Edad Media. Aspectos económico-sociales, (Resumen de Tesis Doctoral), Universidad de Granada, 1974, 40 págs.

"Patrimonio eclesiástico del obispad…