Ir al contenido principal

FRANCISCO ONIEVA ESCRIBE SOBRE COMPROMISO ÉTICO Y ESTÉTICO DE ANTONIO MACHADO EN 'CUADERNOS DEL SUR', SUPLEMENTO DE 'DIARIO CÓRDOBA'






anapixel

Compromiso ético y estético

El poeta fallecía el 22 de febrero de 1939 en el exilio de Colliure


  • Compromiso ético y estético -
    Compromiso ético y estético -
Francisco Onieva 08/03/2014
Antonio Machado es, junto a Juan Ramón Jiménez, el poeta que más ha influido en la poesía española del último siglo por una singular apuesta poética en la que funde ética y estética. La admiración hacia su obra y el magnetismo de su ideario y de su personalidad lo han convertido en un mito, y han motivado que cada lector se cree, como dice Valente, un Machado apócrifo a la medida de sus necesidades.
En este sentido, todos coinciden en señalar que se trata de una persona de innegable altura humana y política, espejo de integridad, compromiso y dignidad, que acude a la palabra como modo de definirse y de definir su relación con el mundo en que le ha tocado vivir. Y son, precisamente, sus versos desnudos, tejidos con palabras verdaderas, sencillas y sugerentes, los que abren nuestra poesía --junto a los de Unamuno-- a la modernidad al depurarlos del vano artificio romántico y modernista. Tal economía verbal es lo que confiere a la palabra machadiana, en la que late el temblor primero de un hombre, una intensidad y hondura singulares que en ningún momento están reñidas con la comprensión, y un tono de confidencia a media voz en el que conviven emoción y reflexión. Con estos elementos el poeta, que descree de verdades absolutas, encuentra en la duda el instrumento para sondear el misterio de la existencia humana; sin embargo, semejante propósito viene condicionado por las fallas y limitaciones del lenguaje, que tan solo puede desvelar una mínima parcela de realidad, convertida en ámbito de comunicación entre un tú y un yo en íntima relación dialéctica, con lo que la poesía deviene refugio contra la intemperie.
Antonio Machado nace en Sevilla el 26 de julio de 1875, pero abandona la ciudad a los ocho años. En Madrid cursa estudios, junto a su hermano Manuel, en la Institución Libre de Enseñanza, lo que le permitirá entrar en contacto con una serie de ideas krausistas y regeneracionistas que definirán inevitablemente su concepción del mundo. De su juventud, aparte de una breve estancia en París --donde trabaja como traductor en la casa Garnier-- y de la firma del manifiesto contra el Nobel concedido a Echegaray, destacamos un modo de vida tangencialmente bohemio que, sin embargo, recela del mundillo literario --excepto contadas amistades--. En 1902, aunque con pie de imprenta de 1903, publica Soledades , que en 1907 incorporará nuevos poemas bajo el título Soledades, galerías, otros poemas , título que aún sufrirá una última variación en 1919: Soledades, galerías y otros poemas . En este libro apuesta, con una obvia economía de recursos expresivos emparentada con la nueva sensibilidad becqueriana, por una poesía clara e intimista y despoja al poema de todo lo anecdótico para centrarse en la "pura emoción", como él mismo reconoce en Los complementarios , convirtiéndose la palabra en la sugerente vibración de un susurro al oído.
Tras aprobar unas oposiciones a Cátedra de Francés en 1906, obtiene la vacante del instituto de Soria. Se incorpora en octubre de 1907 y conoce a Leonor Izquierdo, hija de los dueños de la pensión de la plaza de los Teatinos donde se aloja, con la que se casa el 30 de julio de 1909. Ella apenas ha cumplido 15 años; él tiene 34. De modo paralelo, el poeta se empapa de una nueva naturaleza concreta y real que lo deslumbra, hasta llegar a identificarse con ella. Su poesía se vuelve más descriptiva y se centra en una realidad exterior que, indudablemente, tiene una dimensión interior. Así, aparecen en sus versos, aunque tardíamente, los temas y las preocupaciones propios del 98, que adquirirán en su voz la formulación más profunda. Esperanzado en un futuro renacer cimentado en la libertad, la dignidad y el trabajo de la colectividad, denuncia la decadencia moral, política y económica del país, sostenida en una serie de vicios estructurales que impiden el desarrollo.
Junto a Leonor vive dos años de felicidad; sin embargo, en 1910, durante una estancia en París para ampliar estudios, ella enferma de hemoptisis y él debe renunciar a la beca y volver apresuradamente a Soria. Ver cómo la vida de su esposa se apaga sin poder evitarlo le provoca una íntima desesperación. El 1 de agosto de 1912 ella muere y él envejece para siempre. Dos semanas antes había aparecido la primera edición de Campos de Castilla; Leonor había llegado a tener un ejemplar entre sus manos.
Los recuerdos y el dolor provocado por la muerte lo asfixian y, tan solo siete días después de depositar los restos de su amada en el Espino, abandona Soria. Pide traslado al instituto de Baeza, adonde llega en otoño. Acompañado de su madre, busca refugio en las clases, los paseos, las tertulias con contados amigos, la lectura y los estudios --de hecho, obtiene por libre la licenciatura de Filosofía y Letras en 1918--; sin embargo, el recuerdo de Leonor y de las tierras castellanas, así como la necesidad de volver al paisaje donde fue feliz, lo ahogan hasta el punto de trasladarse a Segovia en 1919.
Con todo, la ciudad andaluza tiene una importancia axial en su evolución literaria e ideológica. En ella escribe los nuevos poemas de Campos de Castilla ; en ella reside cuando se publican, en 1917, dos libros: Poesías escogidas y la primera edición de sus Poesías Completas ; en ella, al contemplar la injusticia del campo andaluz, los ambiguos ideales del regeneracionismo son sustituidos por una clara conciencia de lucha de clases sustentada en la necesidad tanto de la educación como del trabajo para conseguir una justicia social que asegure la dignidad y la libertad de las personas; en ella escribe Nuevas canciones , epopeya de profundas raíces grecolatinas acerca de la tierra que lo vio nacer y que ahora se funde en la retina con aquella otra donde ha vivido y amado, que incorpora lo popular a una poesía que, de este modo, queda abierta al otro, con quien el yo establece una íntima y solidaria relación dialéctica; en ella crece su interés por la filosofía, que se inicia en Nuevas canciones y desemboca, inevitablemente, en los apócrifos. Si las primeras podrían calificarse de poesía filosófica, los segundos son considerados filosofía poética. De un cancionero apócrifo es un libro original y sugerente. Escrito en prosa, fue apareciendo en varias publicaciones periódicas hasta incorporarse a la edición de 1928 de Poesías completas y supone una continuación y exégesis de la producción poética anterior. Ahora el escritor siente la necesidad de crear unos heterónimos, Abel Martín y su discípulo Juan de Mairena, a los que dota de una biografía real y a través de los cuales expone intuiciones filosóficas que iluminan ciertas áreas en sombra de nuestra existencia.
Instalado en Segovia, la monotonía y los recuerdos se alternan con las clases, las colaboraciones en revistas y periódicos, los meditativos y melancólicos paseos y las tertulias. Sin embargo, la vida le ofrece una nueva oportunidad y aquí acude la madrileña Pilar Valderrama, destinataria de sus Canciones a Guiomar , para conocer al poeta. El primer encuentro tiene lugar el 2 de junio de 1928. Por entonces, Machado solo tiene clases de lunes a miércoles, con lo que dicho día por la tarde coge el tren con dirección a Madrid para encontrarse con la familia, con los escasos amigos y con esta mujer casada con quien vuelve a vibrar su interior. Otros tres hechos destacables de este período son su adhesión, en 1926, a Alianza Republicana, su elección en 1927 como miembro de la Real Academia Española, si bien nunca llegó a leer el discurso de ingreso, y su participación el 14 de abril de 1931 en la izada de la bandera tricolor en el ayuntamiento de Sevilla.
Durante su estancia en Baeza y Segovia escribe una serie de anotaciones en un cuaderno sin título, una amalgama de materiales --algunos de los cuales serían reutilizados en composiciones posteriores-- editados póstumamente como Los complementarios .
En septiembre de 1931 consigue traslado a la capital, al instituto Calderón de la Barca, y se instala en el antiguo hogar familiar, junto a su madre y hermanos. A las clases, los paseos, las tertulias, las colaboraciones en prensa --en El Sol y en Diario de Madrid publica una columna firmada por Juan de Mairena--, habrá que sumar el compromiso con la República --participa en diversos escritos, homenajes y actividades de apoyo al Gobierno legítimo, del mismo modo que condena el golpismo-- y las colaboraciones con su hermano Manuel, con quien escribe varias obras teatrales, entre las que destaca La Lola se va a los puertos . En 1933 y 1936 aparecen la tercera y la cuarta edición de sus Poesías completas .
Al estallar la guerra civil, intensifica su participación en varios actos de apoyo a la República al tiempo que ofrece su pluma a la causa. El resultado es un conjunto de apresurados poemas, en la mayoría de los casos, de circunstancia. La guerra lo separa para siempre de su hermano Manuel y de Guiomar.
En noviembre de 1936 se traslada con su familia a Valencia, donde participa --junto a Malraux, Ehrenburg, Auden, Tristán Tzara, Neruda, Octavio Paz y Bergamín, entre otros-- en el II Congreso Internacional de escritores para la Defensa de la Cultura que comienza el 4 de julio de 1937.
En abril de 1938 es evacuado con su madre, su hermano José y la mujer de este a Barcelona. Poco antes de su llegada a Cataluña comienza a publicar en La Vanguardia los últimos escritos de Mairena. Ante la inminencia de la caída de la ciudad, el 22 de enero de 1939 se prepara una expedición hacia la frontera, formada por coches y ambulancias militares facilitadas por el doctor José Puche. En Mas Faisat se les unen diversos intelectuales, entre los que está Corpus Barga, madrileño de origen belalcazareño. El camino a través de Los Pirineos es prácticamente intransitable y la comitiva está extenuada. A medio kilómetro de la frontera y bajo una lluvia intensa, todos los miembros de la expedición deben bajar de los vehículos, pues el trayecto solo puede hacerse a pie. Antonio, ya enfermo, apenas puede ayudar a su madre, de 84 años e igualmente enferma, y en varias ocasiones pide ayuda a Corpus Barga, quien la lleva en brazos mientras ella le susurra al oído "¿llegamos pronto a Sevilla?". Pero aún habrá otras dos ocasiones en que el periodista se revele imprescindible para la familia Machado. La primera, cuando ha de explicarle a un gendarme quién es el exiliado al que acompaña y mostrarle los documentos oficiales que evitan su reclusión en un improvisado campo de concentración; la segunda, el 28 de enero, al bajarse con ellos en la estación de ferrocarril de Colliure y acompañarlos hasta el hotel Bougnol-Quintana. Antonio y su madre se alojan en la habitación número 5, en el primer piso; José y su esposa, en una inferior. El moribundo poeta tan solo sale del hotel en una ocasión y es para dar un paseo por la costa junto a su hermano, durante el cual exclama: "¡Si pudiera vivir detrás de una de estas ventanas, libre de todas preocupaciones!".
En aquella habitación cedida mueren tanto Antonio como su madre. El, el 22 de febrero, en la cama más alejada de la puerta; ella, ajena ya al final de su hijo --aunque algún testimonio afirme que preguntó adónde lo llevaban y que, al escuchar que a un sanatorio para que se recuperase, lloró y cerró los ojos--, tres días más tarde. Poco después de los funerales, llega una carta para Antonio con el ofrecimiento de un lectorado en la Universidad de Cambridge. A esta ironía del destino debe responder José, quien encuentra un papel arrugado en un bolsillo del gabán de su hermano con tres anotaciones: "ser o no ser", una cuarteta dedicada a Guiomar y un enigmático alejandrino, "Estos días azules y este sol de la infancia", el último verso escrito por el poeta.
Se cumplen ahora 75 años de este triste final, convertido en símbolo de la ignominia del exilio y de la dignidad de quien se sabe derrotado y es despojado de todas sus señas de identidad.

Enlace a la fuente: http://www.diariocordoba.com/noticias/cuadernos-del-sur/compromiso-etico-estetico_865446.html

Entradas populares de este blog

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO ESCRITA EN BAEZA EN 1913

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO 
ESCRITA EN BAEZA EN 1913

Biografía

Nací en Sevilla el año de 1875 en el Palacio de la Dueñas. Anoto este detalle no por lo que tenga de señorial (el tal palacio estaba en aquella sazón alquilado a varias familias modestas) sino por la huella que en mi espíritu ha dejado la interior arquitectura de ese viejo caserón. En mi próximo libro hablo de él, sin más datos que mis recuerdos infantiles.
Desde los ocho a los treinta y dos años he vivido en Madrid con excepción del año 1899 y del 1902 que los pasé en París. Me eduqué en la Institución Libre de Enseñanza y conservo gran amor a mis maestros: Giner de los Ríos, el imponderable Cossío, Caso, Sela, Sama (ya muerto), Rubio, Costa (D. Joaquín —a quien no volví a ver desde mis nueve años—). Pasé por el Instituto y la Universidad, pero de estos centros no conservo más huella que una gran aversión a todo lo académico. He asistido durante veinte años, casi diariamente a la Biblioteca Nacional. En 1906 hice oposic…

BIBLIOGRAFÍA DE JOSÉ RODRÍGUEZ MOLINA RELACIONADA CON LA HISTORIA Y CULTURA DE BAEZA

José Rodríguez Molina, Profesor Titular de Historia Medieval de la Universidad de Granada, ha dedicado gran parte de su larga y profunda actividad investigadora al mejor conocimiento de la historia y cultura de Baeza, entre otros dominios de estudio históricos relacionados con Jaén, Granada y Andalucía, generales y particulares como, por ejemplo, sus estudios de frontera. De sus más de 150 estudios publicados, ofrezco la siguiente selección (para un acceso a la lista completa de sus publicaciones, véase

http://www.medievalugr.es/index.php?option=com_content&view=article&id=6:curriculum-de-jose-rodriguez-molina&catid=4:area-de-historia-medieval)


Introducción al estudio del obispado de Baeza-Jaén, según el Códice Gótico del siglo XIII de la Catedral de Jaén, Granada, 1972, 250 págs. (Inédito).

El obispado de Baeza-Jaén en la Baja Edad Media. Aspectos económico-sociales, (Resumen de Tesis Doctoral), Universidad de Granada, 1974, 40 págs.

"Patrimonio eclesiástico del obispad…

JOSÉ LUIS MORALES, PREMIO ANTONIO MACHADO EN BAEZA 2016

José Luis Morales gana el XX Premio Internacional de Poesía Antonio Machado con 'Gracias por su visita' Por EUROPA PRESS
BAEZA (JAÉN)|14/09/2016 - 15:50 José Luis Morales gana el XX Premio Internacional de Poesía Antonio Machado con 'Gracias por su visita' BAEZA (JAÉN)|EUROPA PRESS Etiquetas El escritor manchego José Luis Morales Robledo (1955-Ciudad Real) ha sido proclamado ganador del XX Premio Internacional de Poesía Antonio Machado, de Baeza (Jaén), por su obra 'Gracias por su visita'. Para esta edición se han presentado 178 originales, procedentes de una decena de países diferentes. Este galardón está dotado con un premio en metálico de 6.000 euros, la publicación del libro por la editorial Hiperión y un trofeo en bronce elaborado por la Escuela de Arte Gaspar Becerra de Baeza. La alcaldesa de Baeza, Dolores Marín, ha destacado que este premio es "una de la…