Ir al contenido principal

FIRMA INVITADA: "LA TRASGRESIÓN COMO ARGUMENTO DE FEDERICO GARCÍA LORCA", por SALVADOR PERÁN MESA


LA TRASGRESIÓN COMO ARGUMENTO

DE FEDERICO GARCÍA LORCA


 

La personalidad del otro, de cada uno de los otros, es un enigma que se interpreta, desde señales cargadas de pistas faltas, como un todo. No se si será por simplificar o porque eso es así, pero me da la impresión de que no se suele gastar mucha energía mental en reconocer y en conceptuar a los demás, habida cuenta que lo que es conocer, se conoce poco. A lo más que se llega, cuando no se acaba de entender algún tipo de comportamiento, es a decir que Fulano es complicado, pero esa complicación lleva implícita la generalización, la unificación de la personalidad, algo así como la pérdida del rastro por donde indagar. Lo complicado se asocia a lo intrincado, a lo incomprensible, a lo marginal, ya sea respetable o temible. Por eso, cuando se quiere despreciar a alguien se dice que es simple o lineal. Pero simple es la ley de la gravitación universal y lineal la misteriosa flecha del tiempo.

            García Lorca fue un ser complejo con más bordes que aristas. Todas las opiniones coinciden en señalar que era simpático, abierto, embaucador y un gran seductor de público, de ambientes. Se manejaba mejor en grupo que en el cara a cara, era un juglar que desbordaba descubriendo mundos ocultos cuando se sentía acompañado. La soledad es de cada uno, pero da la impresión de que Federico sacaba la soledad a la ventana o la tendía como un mantel en el campo.

No era un trasgresor sino un normalizador de la trasgresión. La versión social de su condición sexual chocaba con la necesidad poética de interpretar la diversidad con naturalidad. Para explicar que el esfuerzo por comprender al diferente debe recaer en el público no en el actor, enfoca la atención de la burguesía culta (lo popular es tramoya no drama) hacia grupos marginados, como son los gitanos, o a colectivos excluidos por razones de gremio, como es la guardia civil. No se trata de utilizarlos solo como referente folklórico, se trata de explorar la ruta que debe seguir el desplazado para su identificación como personaje real. Cuando se lleva la trasgresión dentro, no cabe ni el disimulo, ni el aislamiento. La sociedad tiene que admitir que cada uno es cada uno y que ese estigma tan negativo como era la homosexualidad a principios del siglo XX ha de ser ser entendido y aceptado.

No digo que García Lorca, de manera consciente, se identifique con el marginal Camborio que, con su vara de mimbre, como único equipaje, tropieza con otros solitarios, al ir a algo tan intrascendente como es ver los toros. El inconsciente trabaja como trabaja. Dicta el relato de extrañados sociales sobre los que hay que atraer la atención del público para que comprenda que el raro, el aislado, el distanciado hace lo que tiene que hacer: ir a los toros si es gitano y vigilar los caminos si es guardia civil. Explicarse desde la trasgresión conlleva visitar paisajes mentales profundos, penetrar ese paraíso cerrado para muchos, perderse en querencias hondas como las del cante jondo. Estas vivencias no se prestan a la claridad porque se vive en el desasosiego de sentir que no se tiene derecho a ella. Por eso García Lorca hablaba exhibiéndose, mientras amaba escondiéndose. Da la impresión que su callejón no tiene salida, que sus bodas van a ser de sangre, su destino yermo, su corrida fatídica. Al final siente pena de ser tronco sin ramas y de no tener la flor para el gusano de su sufrimiento. El Federico lúdico vencido por el Federico trágico.

SALVADOR PERÁN MESA
Médico jubilado

 
 

Entradas populares de este blog

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO ESCRITA EN BAEZA EN 1913

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO 
ESCRITA EN BAEZA EN 1913

Biografía

Nací en Sevilla el año de 1875 en el Palacio de la Dueñas. Anoto este detalle no por lo que tenga de señorial (el tal palacio estaba en aquella sazón alquilado a varias familias modestas) sino por la huella que en mi espíritu ha dejado la interior arquitectura de ese viejo caserón. En mi próximo libro hablo de él, sin más datos que mis recuerdos infantiles.
Desde los ocho a los treinta y dos años he vivido en Madrid con excepción del año 1899 y del 1902 que los pasé en París. Me eduqué en la Institución Libre de Enseñanza y conservo gran amor a mis maestros: Giner de los Ríos, el imponderable Cossío, Caso, Sela, Sama (ya muerto), Rubio, Costa (D. Joaquín —a quien no volví a ver desde mis nueve años—). Pasé por el Instituto y la Universidad, pero de estos centros no conservo más huella que una gran aversión a todo lo académico. He asistido durante veinte años, casi diariamente a la Biblioteca Nacional. En 1906 hice oposic…

BIBLIOGRAFÍA DE JOSÉ RODRÍGUEZ MOLINA RELACIONADA CON LA HISTORIA Y CULTURA DE BAEZA

José Rodríguez Molina, Profesor Titular de Historia Medieval de la Universidad de Granada, ha dedicado gran parte de su larga y profunda actividad investigadora al mejor conocimiento de la historia y cultura de Baeza, entre otros dominios de estudio históricos relacionados con Jaén, Granada y Andalucía, generales y particulares como, por ejemplo, sus estudios de frontera. De sus más de 150 estudios publicados, ofrezco la siguiente selección (para un acceso a la lista completa de sus publicaciones, véase

http://www.medievalugr.es/index.php?option=com_content&view=article&id=6:curriculum-de-jose-rodriguez-molina&catid=4:area-de-historia-medieval)


Introducción al estudio del obispado de Baeza-Jaén, según el Códice Gótico del siglo XIII de la Catedral de Jaén, Granada, 1972, 250 págs. (Inédito).

El obispado de Baeza-Jaén en la Baja Edad Media. Aspectos económico-sociales, (Resumen de Tesis Doctoral), Universidad de Granada, 1974, 40 págs.

"Patrimonio eclesiástico del obispad…

UN TEXTO DE QUEVEDO EN CONTRA DE LUIS PACHECO DE NARVÁEZ

A las espaldas de Reinaldo estaba,
más infame que azote de verdugo,
un maestro de esgrima que enseñaba
nueva destreza, a güevo y a mendrugo:
don Hez, por su vileza, se llamaba,
descendiente de carda y de tarugo,
a quien, por lo casado y por lo vario,
llamó el emperador Cuco Canario.
Era embelecador de geometría,
y estaba pobre, aunque le daban todos;
ser maestro de Carlos pretendía;
pero, por ser cornudo hasta los codos,
su testa ángulos corvos esgrimía,
teniendo las vacadas por apodos;
éste, oyendo a Reinaldos, al instante
lo dijo al rey famoso Balugante.
Díjole Balugante al maestrillo
(pasándole la mano por la cara):
«Dile al señor de Montalbán, Cuquillo,
que mi grandeza su inquietud repara;
que pretendo saber, para decillo,
si en esta mesa soberana y clara
se sientan por valor, o por dinero,
por dar su honor a todo caballero».
Reinaldos respondió: «Perro judío,
dirás al rey que, en esta ilustre mesa,
el grande emperador, glorioso y pío,
honrar todos los huéspedes profesa;
que, después…