Ir al contenido principal

METAMORFOSIS HÍMNICA: UN TESTIMONIO PERSONAL, por ANTONIO CHICHARRO




METAMORFOSIS HÍMNICA: UN TESTIMONIO PERSONAL


 

Conforme pasan los años y lejos, muy lejos, se quedan los días azules y el sol de la infancia, el nombre de Miguel Hernández se me agiganta y muta con mi propia vida. Lo conocí en una Baeza ardida de luz, cuando apenas estrenaba mi razón, de boca de mi propio padre que, con énfasis, nos recitaba a mis hermanos y a mí la “Elegía a Ramón Sijé”. ¿De dónde se alimentó su memoria, me he preguntado después, si el poeta sufrió también la muerte de su ocultamiento en la posguerra? (tardé en saber que el poeta anduvo por tierras de Jaén en 1937 y que en una imprenta de Baeza, para mayor precisión, llegó a editarse Frente Sur, algo quedaría allí del poeta de Orihuela). Sabía de la maldita guerra civil más por silencios que por palabras, aunque alguna me llegaba con su sombría carga de dolorosa memoria en una España de años triunfales, como leí después en el poema de Jaime Gil de Biedma, cuando, sin yo saberlo bien siquiera, “media España ocupaba España entera”. Baeza, entre olivos, ya ardía de luz ya se sumía en su dulce niebla invernal. El tiempo parecía no moverse.

            Y desde entonces la voz de aquel poeta se quedó en mí ya para siempre. Luego llegarían a mis ojos muchos otros poemas suyos mientras iba creciendo en edad y en conciencia. Hasta que leí “Aceituneros” y sufrí la interpelación directa en mi condición de nacido en esta ubérrima tierra grasa, pacífica y buena hasta, si cabe, el servilismo. El octosilábico martilleo certero de los dos primeros versos, “Andaluces de Jaén, / aceituneros altivos,” repetido a lo largo de algunas de las estrofas, acabó por dejar definitiva huella en mí. Aquella suerte de enardecimiento poético perseguido en un momento histórico crucial de los años treinta del pasado siglo, años de guerra, se mutaría pasado el tiempo cuando el poema fue musicado y puesto en nuestras jóvenes bocas en transición hacia la democracia. El poema había dejado de ser parte de un conflicto armado para evolucionar a canto colectivo de libertad con cuyas poderosas imágenes e interrogaciones retóricas venía a alimentar así nuestra conciencia de posibilidad y transformación. Había culminado su primera metamorfosis: de la negación del servilismo y la arenga bélica a herramienta de la libertad en una España hacia la democracia.

            Y hace apenas unos años, la corporación democrática de nuestra provincia ha querido provocar una nueva mutación de ese texto base para convertirlo en himno oficial, esto es, para que sea emblema de una colectividad, la represente, sirva para ensalzarla y venga a desarrollar los lazos de la misma, si bien en lugar de apelar a tópicos intangibles y conceptos abstractos, hace suya toda la luz del poema que se centra en un simple árbol, el olivo, y en sus cultivadores, los habitantes de estas tierras que desde hace cientos de años han sabido amamantar hernandianamente estos árboles, de gran simbolización en varias culturas y de tan retorcida como plateada belleza. Así se ha producido la segunda metamorfosis —esta institucionalizada— del poema.

Pero habrá nuevas mutaciones, qué duda cabe. No olvidemos que los textos existen tanto en nuestro tiempo menor como en el gran tiempo, tal como entrevió aquel gran teórico de la literatura eslavo. Y será ahí, cuando saltará como una chispa la posibilidad de sentido que quedó sin descubrir, sin comprender y sin aprovechar. Y entonces, tal como le es dado a los textos de alta densidad, “Aceituneros” cobrará nueva vida.

           

ANTONIO CHICHARRO
 
Esta publicación forma parte del libro Escritores aceituneros, Edición conmemorativa del día de la Provincia, 19 de marzo de 2015, Campaña 2014/2015, Jaén, Diputación Provincial de Jaén, Instituto de Estudios Giennenses, 2015, pp. 13-14.

           


Entradas populares de este blog

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO ESCRITA EN BAEZA EN 1913

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO 
ESCRITA EN BAEZA EN 1913

Biografía

Nací en Sevilla el año de 1875 en el Palacio de la Dueñas. Anoto este detalle no por lo que tenga de señorial (el tal palacio estaba en aquella sazón alquilado a varias familias modestas) sino por la huella que en mi espíritu ha dejado la interior arquitectura de ese viejo caserón. En mi próximo libro hablo de él, sin más datos que mis recuerdos infantiles.
Desde los ocho a los treinta y dos años he vivido en Madrid con excepción del año 1899 y del 1902 que los pasé en París. Me eduqué en la Institución Libre de Enseñanza y conservo gran amor a mis maestros: Giner de los Ríos, el imponderable Cossío, Caso, Sela, Sama (ya muerto), Rubio, Costa (D. Joaquín —a quien no volví a ver desde mis nueve años—). Pasé por el Instituto y la Universidad, pero de estos centros no conservo más huella que una gran aversión a todo lo académico. He asistido durante veinte años, casi diariamente a la Biblioteca Nacional. En 1906 hice oposic…

BIBLIOGRAFÍA DE JOSÉ RODRÍGUEZ MOLINA RELACIONADA CON LA HISTORIA Y CULTURA DE BAEZA

José Rodríguez Molina, Profesor Titular de Historia Medieval de la Universidad de Granada, ha dedicado gran parte de su larga y profunda actividad investigadora al mejor conocimiento de la historia y cultura de Baeza, entre otros dominios de estudio históricos relacionados con Jaén, Granada y Andalucía, generales y particulares como, por ejemplo, sus estudios de frontera. De sus más de 150 estudios publicados, ofrezco la siguiente selección (para un acceso a la lista completa de sus publicaciones, véase

http://www.medievalugr.es/index.php?option=com_content&view=article&id=6:curriculum-de-jose-rodriguez-molina&catid=4:area-de-historia-medieval)


Introducción al estudio del obispado de Baeza-Jaén, según el Códice Gótico del siglo XIII de la Catedral de Jaén, Granada, 1972, 250 págs. (Inédito).

El obispado de Baeza-Jaén en la Baja Edad Media. Aspectos económico-sociales, (Resumen de Tesis Doctoral), Universidad de Granada, 1974, 40 págs.

"Patrimonio eclesiástico del obispad…

UN TEXTO DE QUEVEDO EN CONTRA DE LUIS PACHECO DE NARVÁEZ

A las espaldas de Reinaldo estaba,
más infame que azote de verdugo,
un maestro de esgrima que enseñaba
nueva destreza, a güevo y a mendrugo:
don Hez, por su vileza, se llamaba,
descendiente de carda y de tarugo,
a quien, por lo casado y por lo vario,
llamó el emperador Cuco Canario.
Era embelecador de geometría,
y estaba pobre, aunque le daban todos;
ser maestro de Carlos pretendía;
pero, por ser cornudo hasta los codos,
su testa ángulos corvos esgrimía,
teniendo las vacadas por apodos;
éste, oyendo a Reinaldos, al instante
lo dijo al rey famoso Balugante.
Díjole Balugante al maestrillo
(pasándole la mano por la cara):
«Dile al señor de Montalbán, Cuquillo,
que mi grandeza su inquietud repara;
que pretendo saber, para decillo,
si en esta mesa soberana y clara
se sientan por valor, o por dinero,
por dar su honor a todo caballero».
Reinaldos respondió: «Perro judío,
dirás al rey que, en esta ilustre mesa,
el grande emperador, glorioso y pío,
honrar todos los huéspedes profesa;
que, después…