Ir al contenido principal

LOCOS POR CERVANTES, por ANTONIO CHICHARRO

 
 
LOCOS POR CERVANTES


La búsqueda e identificación, con suspense, de los restos de Miguel de Cervantes llevada a cabo en Madrid en los últimos meses ha desatado una suerte de locura por nuestro autor, a lo que ha ayudado también la celebración del IV centenario de la publicación de la “Segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha” (1615), la novela de un loco personaje que todos conocemos y con seguridad amamos. Pero no voy a tratar de estos dos asuntos coyunturales que llenan de noticias los medios de todo tipo y que generan actividades y celebraciones de tan magna obra y de tan gran escritor del que, precisamente hoy, se cumplen 399 años de su muerte, fecha señalada en que celebramos el Día del Libro, al que me sumo con este recuerdo en forma de palabras. Sí voy a tratar por el contrario de dos locos que nuestro escritor creara y del sentido que pudiera tener esa locura de papel vivida por los entes de ficción que son Alonso Quijano y Tomás Rodaja, protagonistas el primero de la novela antes nombrada y el segundo de la novela ejemplar “El licenciado Vidriera”.

Las dos novelas mantienen, como se deduce, una relación inequívoca proveniente de que estos dos personajes están atacados por la locura. En el primer caso, como consecuencia de la voraz lectura de novelas de caballerías; en el segundo, por habérsele dado un hechizo para ganar su voluntad amorosa. En ambos hay un cambio de personalidad reconocida incluso con nuevos nombres. Así, Alonso Quijano pasa a llamarse Don Quijote de la Mancha; y Tomás Rodaja será reconocido como el licenciado Vidriera. Pero estos locos literariamente egregios constituyen la ocasión de que, tanto por sus palabras como por sus acciones, florezca lo que ellos piensan como verdad, sin que mantengan actitudes hipócritas ni socialmente acomodaticias, manteniéndola por encima de lo que piensa el común de las gentes o la corriente del vulgo.

Son, en consecuencia, y por su locura personajes de una ética sin fisuras ya socialmente risibles o desdeñados, como es el caso de Don Quijote, o ya protegidos y a su manera respetados, como lo es Tomás Rodaja. El primero se cree caballero andante; el segundo, un hombre de vidrio en constante peligro de quebrarse al mínimo golpe. De ahí que se segregue de su propio medio habitual, llevando una existencia dificultosa, lo que apunta simbólicamente tanto a los peligros que encierran los demás seres humanos como al cultivo y mantenimiento de una muy clara conciencia de sí mismo, con un permanente uso del libre albedrío, que no es otra cosa que la potestad de obrar por reflexión y elección, lo que es uno de los grandes signos de la modernidad cervantina.

Al igual que ocurre con la aproximación a la conocidísima historia de don Quijote, el lector se siente de inmediato atrapado por la historia del joven licenciado que se cree de vidrio y que resulta transparente en su loca verdad y buen entendimiento, que duerme en un pajar para protegerse, que camina por el centro de las calles para evitar ser golpeado por la caída de una teja, etc., lo que no deja de ser un símbolo de la libertad del pensar y de enfrentarse al curso de la vida para plantear incluso cómo debería ser ésta, pudiendo interpretarse no pocas de sus cuerdas palabras a veces en clave satírica y de crítica social o en clave moralizadora, las dos vías que sigue su autor, Miguel de Cervantes, en su propósito de ejemplificación novelesca.

Pues bien, ejemplar es la lección del personaje ya desde el primer párrafo en que aparece cuando hace juvenil gala de su deseo de estudiar como un modo de alcanzar el saber; ejemplar resulta su continuada defensa de la honradez y de la verdad; su defensa de las letras y de la poesía en particular, no confundiendo a los poetas con el resultado de su creación y concibiendo la poesía como aquella ciencia que encierra en sí todas las demás ciencias: “porque de todas se sirve, de todas se adorna, y pule y saca a luz sus maravillosas obras, con que llena el mundo de provecho, de deleite y de maravilla”, en lo que coincide con Don Quijote –recordemos el famoso capítulo XVI de la segunda parte de la novela. Y ejemplares son también las sucesivas ridiculizaciones que el licenciado Vidriera efectúa  de las hipocresías y necedades de las gentes que pululaban por la España imperial, ya desde entonces en imparable decadencia social, aunque no literaria. Y ejemplar resulta también la proclamación de la libertad del pensamiento a que conduce tan racional personaje y, muy especialmente, el ver a través de la transparencia de sus palabras desmitificadoras.

            Hasta aquí mis palabras que no dejan de quedar impresionadas por el triste final de ambos egregios locos literarios, pues los dos acaban muriendo de su cordura justo cuando se dan las condiciones de iniciar —eso sí, literariamente— una suerte de vida humana en plenitud, con lo que esto tiene de profundo juicio cervantino sobre la sociedad que le tocó vivir.

            Locos por voluntad creadora de Cervantes estos entrañables personajes y locos nosotros por Cervantes, nuestro celebrado escritor, del que se han buscado y parece que hallado sus tristes huesos cuando lo tenemos vivo, más vivo que nunca, en sus textos. Busquémoslo en ellos.
 
ANTONIO CHICHARRO
Presidente de la Academia de Buenas Letras de Granada
Artículo publicado en IDEAL, Granada, 23 de abril de 2015

 

Entradas populares de este blog

ANTONIO MACHADO Y FEDERICO GARCIA LORCA: PALABRAS PARA UN HERMANAMIENTO

La ya larga serie de hermanamientos y homenajes que se viene celebrando en Fuentevaqueros, entre el poeta de Granada y otros poetas que comparten la patria de nuestra lengua y el común horizonte de la palabra salvadora de la poesía de abierta proyección estética e histórica, resulta una suerte de intervención, dicho en téminos arquitectónicos, en la memoria de Federico García Lorca y en la del resto de poetas hermanados. Dicha intervención, pues, habla más de nuestro comportamiento que de los poetas en cuestión, puesto que se trata de establecer por determinado tiempo una especie de identidad común que, por múltiples razones generalmente fundamentadas, consideramos necesaria. Está bien, puesto que el pasado existe en nuestro presente, que intervengamos sobre él y escribamos constantemente a modo de palimpsesto sobre la vieja página que un día la historia escribiera para decirnos a nosotros mismos y decir nuestra historia y tanto hablar de nuestro tiempo como construirlo. En este se…

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO ESCRITA EN BAEZA EN 1913

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO 
ESCRITA EN BAEZA EN 1913

Biografía

Nací en Sevilla el año de 1875 en el Palacio de la Dueñas. Anoto este detalle no por lo que tenga de señorial (el tal palacio estaba en aquella sazón alquilado a varias familias modestas) sino por la huella que en mi espíritu ha dejado la interior arquitectura de ese viejo caserón. En mi próximo libro hablo de él, sin más datos que mis recuerdos infantiles.
Desde los ocho a los treinta y dos años he vivido en Madrid con excepción del año 1899 y del 1902 que los pasé en París. Me eduqué en la Institución Libre de Enseñanza y conservo gran amor a mis maestros: Giner de los Ríos, el imponderable Cossío, Caso, Sela, Sama (ya muerto), Rubio, Costa (D. Joaquín —a quien no volví a ver desde mis nueve años—). Pasé por el Instituto y la Universidad, pero de estos centros no conservo más huella que una gran aversión a todo lo académico. He asistido durante veinte años, casi diariamente a la Biblioteca Nacional. En 1906 hice oposic…

BIBLIOGRAFÍA DE JOSÉ RODRÍGUEZ MOLINA RELACIONADA CON LA HISTORIA Y CULTURA DE BAEZA

José Rodríguez Molina, Profesor Titular de Historia Medieval de la Universidad de Granada, ha dedicado gran parte de su larga y profunda actividad investigadora al mejor conocimiento de la historia y cultura de Baeza, entre otros dominios de estudio históricos relacionados con Jaén, Granada y Andalucía, generales y particulares como, por ejemplo, sus estudios de frontera. De sus más de 150 estudios publicados, ofrezco la siguiente selección (para un acceso a la lista completa de sus publicaciones, véase

http://www.medievalugr.es/index.php?option=com_content&view=article&id=6:curriculum-de-jose-rodriguez-molina&catid=4:area-de-historia-medieval)


Introducción al estudio del obispado de Baeza-Jaén, según el Códice Gótico del siglo XIII de la Catedral de Jaén, Granada, 1972, 250 págs. (Inédito).

El obispado de Baeza-Jaén en la Baja Edad Media. Aspectos económico-sociales, (Resumen de Tesis Doctoral), Universidad de Granada, 1974, 40 págs.

"Patrimonio eclesiástico del obispad…