Ir al contenido principal

"ESTA LENGUA NUESTRA", por ANTONIO CHICHARRO



ESTA LENGUA NUESTRA


No me ha extrañado que una de las primeras medidas del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump, haya sido la de ordenar la suspensión de la versión española de la web oficial de la Casa Blanca. De esa persona tan poco cultivada, por lo que voy deduciendo, se puede esperar cualquier cosa ‒desde levantar muros a derribar puentes‒ y más aún si tiene que ver con esta lengua nuestra y con quienes ‒cientos de millones de personas en todo el mundo‒ la usamos y somos con ella. Independientemente del disgusto político inicial que me produjo conocer esta noticia, pensé acto seguido en que tal decisión suponía indirectamente el reconocimiento de la fortaleza del español en el país norteamericano e incluso, si pensamos en nuestra lengua en términos puramente económicos, tal como lo viene haciendo José Luis García Delgado, en una cierta prevención por su potencial económico, tal como especifica el nombrado economista cuando habla del español y el mercado de su enseñanza, el soporte de una industria cultural, su papel en la transacción y seña de identidad colectiva o imagen de marca con la que tanto se logra una integración económica de países como se ejerce una proyección sobre comunidades lingüísticas ajenas.
En todo caso, que un sitio web de estas características quede en suspenso o incluso pueda desaparecer definitivamente, siempre será un asunto menor frente a la propia acción que los hablantes del español podamos ejercer sobre nuestra lengua al no cuidarla y enriquecerla en su uso o al dejarla de lado en la comunicación científica. Tal vez el peor enemigo esté dentro y diré porqué.
            Siempre he pensado que el aprendizaje de lenguas en un mundo como el que nos ha tocado en suerte vivir es una necesidad instrumental, cultural y política básica al tiempo que un modo de mejor conocimiento y comprensión de los otros. Aprender inglés, por ejemplo, dado que la lengua de Shakespeare se ha convertido además en la lengua franca de nuestro tiempo, es algo que no se discute ya. Ahora bien, el aprendizaje de esta segunda lengua no debe suponer la sustitución del español como lengua de producción y comunicación científicas, esto es, como lengua de teoría, conocimiento y, a la postre, pensamiento. Con mi afirmación no quiero decir que el español no sea una lengua vehicular de ciencia sino, sobre todo, que puede dejar de serlo en el grado en que ha venido siéndolo si las universidades, centros de investigación y demás instituciones se aprestan a dejar de usarla para ciertos fines como el de la producción de conocimientos científicos y la enseñanza de los mismos. Una cosa es facilitar la comunicación, la comprensión y el entendimiento en la comunidad de investigadores y estudiantes gracias a una lengua franca y otra muy distinta es la sustitución de la lengua natural o materna por aquélla. Y advierto de este peligro porque a los excesos del papanatismo se puede contribuir también con el pragmatismo que busca resultados en la difusión de la ciencia y la evaluación de su impacto, algo que se está convirtiendo por lo demás en un gran mercado con sus clasificaciones, burbujas, inflaciones y usos comerciales, etcétera.
            Yo, como bien hacía el filósofo Gustavo Bueno en algunos de sus trabajos, no pretendo reivindicar con mis palabras nada en relación con el español como lengua de pensamiento y como lengua de ciencia… hasta ahora mismo. Pero sí advierto de que si se privilegia el uso del inglés en la producción del conocimiento, el único viaje de vuelta que puede haber es el de su traducción al español, si es que esta llega a hacerse. En consecuencia, es mejor que la traducción se haga al inglés una vez que se ha culminado un estudio en español para desarrollar su potencial y sostener su equipotencia con otras lenguas. De no proceder así, tal vez la lengua de Cervantes y el ancho universo de la cultura que ha generado en más de veinte países ‒ahí queda la corriente histórica del hispanismo y sus especialidades para afirmar su importancia‒ empiecen a empobrecerse y a reducir el espectro del mundo que nombra y hace suyo esta lengua nuestra.

ANTONIO CHICHARRO
De la Academia de Buenas Letras de Granada

Entradas populares de este blog

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO ESCRITA EN BAEZA EN 1913

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO 
ESCRITA EN BAEZA EN 1913

Biografía

Nací en Sevilla el año de 1875 en el Palacio de la Dueñas. Anoto este detalle no por lo que tenga de señorial (el tal palacio estaba en aquella sazón alquilado a varias familias modestas) sino por la huella que en mi espíritu ha dejado la interior arquitectura de ese viejo caserón. En mi próximo libro hablo de él, sin más datos que mis recuerdos infantiles.
Desde los ocho a los treinta y dos años he vivido en Madrid con excepción del año 1899 y del 1902 que los pasé en París. Me eduqué en la Institución Libre de Enseñanza y conservo gran amor a mis maestros: Giner de los Ríos, el imponderable Cossío, Caso, Sela, Sama (ya muerto), Rubio, Costa (D. Joaquín —a quien no volví a ver desde mis nueve años—). Pasé por el Instituto y la Universidad, pero de estos centros no conservo más huella que una gran aversión a todo lo académico. He asistido durante veinte años, casi diariamente a la Biblioteca Nacional. En 1906 hice oposic…

BIBLIOGRAFÍA DE JOSÉ RODRÍGUEZ MOLINA RELACIONADA CON LA HISTORIA Y CULTURA DE BAEZA

José Rodríguez Molina, Profesor Titular de Historia Medieval de la Universidad de Granada, ha dedicado gran parte de su larga y profunda actividad investigadora al mejor conocimiento de la historia y cultura de Baeza, entre otros dominios de estudio históricos relacionados con Jaén, Granada y Andalucía, generales y particulares como, por ejemplo, sus estudios de frontera. De sus más de 150 estudios publicados, ofrezco la siguiente selección (para un acceso a la lista completa de sus publicaciones, véase

http://www.medievalugr.es/index.php?option=com_content&view=article&id=6:curriculum-de-jose-rodriguez-molina&catid=4:area-de-historia-medieval)


Introducción al estudio del obispado de Baeza-Jaén, según el Códice Gótico del siglo XIII de la Catedral de Jaén, Granada, 1972, 250 págs. (Inédito).

El obispado de Baeza-Jaén en la Baja Edad Media. Aspectos económico-sociales, (Resumen de Tesis Doctoral), Universidad de Granada, 1974, 40 págs.

"Patrimonio eclesiástico del obispad…

UN TEXTO DE QUEVEDO EN CONTRA DE LUIS PACHECO DE NARVÁEZ

A las espaldas de Reinaldo estaba,
más infame que azote de verdugo,
un maestro de esgrima que enseñaba
nueva destreza, a güevo y a mendrugo:
don Hez, por su vileza, se llamaba,
descendiente de carda y de tarugo,
a quien, por lo casado y por lo vario,
llamó el emperador Cuco Canario.
Era embelecador de geometría,
y estaba pobre, aunque le daban todos;
ser maestro de Carlos pretendía;
pero, por ser cornudo hasta los codos,
su testa ángulos corvos esgrimía,
teniendo las vacadas por apodos;
éste, oyendo a Reinaldos, al instante
lo dijo al rey famoso Balugante.
Díjole Balugante al maestrillo
(pasándole la mano por la cara):
«Dile al señor de Montalbán, Cuquillo,
que mi grandeza su inquietud repara;
que pretendo saber, para decillo,
si en esta mesa soberana y clara
se sientan por valor, o por dinero,
por dar su honor a todo caballero».
Reinaldos respondió: «Perro judío,
dirás al rey que, en esta ilustre mesa,
el grande emperador, glorioso y pío,
honrar todos los huéspedes profesa;
que, después…