Ir al contenido principal

BLASILLO, por ANTONIO CHICHARRO



BLASILLO



Nuestro personaje acaba de vestirse y sale al sol fresco de la mañana a deambular su rutina de Norte a Sur y de Este a Oeste por las calles de Baeza. Así, desaliñado y feliz, cruza los soportales. A grandes voces, con tan mala articulación como con hondura y verdad, saluda a todos y a cada uno de los viandantes con quienes se encuentra, figurantes de un espacio de siglos igual a sí mismo recién estrenado para el día hoy, y lo hace por sus nombres propios subrayados o adelantados con un “¡Eeeh!” sonoro y festivo, un “¡Eeeh!” cómplice y feliz de saberse ambos extremos del canal comunicativo vivos y de haber tomado ambas partes conciencia plena de que sus nombres no figuran en las esquelas que, día sí día no, se van colocando con triste urgencia en los sitios habituales de la ciudad donde se anuncia la muerte de uno de los nuestros, donde se nos dice entre fórmulas retóricas que por la tarde descansará camino abajo, en el cementerio local, tan digno y tan limpio que quisiera traer a la vida a quienes allí reposan. Y él, con sus luminosos ojos azules, ahora cruza, pareciera que sinsentido, la calle donde otro viandante, con graciosa ternura, lo saludará con un  “Buenos días, tontito”, al que responderá riente con un “¡Eeeh!” aún más sonoro en la mañana que, poco a poco, va llenando de luz y movimiento ese espacio de siglos, sí, igual a sí mismo…
Cuántas veces, conforme avanzaba en mi lectura de San Manuel Bueno mártir, de Miguel de Unamuno, he pensado en ti, al encontrarme con el personaje de Blasillo, tan irracional e inocente cuando repite las palabras de don Manuel Bueno, el personaje que da vida a la novela, y cuánta emoción he sentido al escucharte cantar tus saetas en la Plaza de Santa María de esa manera como solo tú sabes hacer, con gritos redoblados e inarmónicos pero ¡tan verdaderos! que nadie osa interrumpir, que todos escuchamos en silencio con sonrisa dibujada en nuestros labios mientras ese Cristo de madera, agónico y herido hasta la saciedad, sube la cuesta sobre los hombros callados de unas decenas de costaleros y tu mirada se llena de espanto ante la representación de tan salvaje crueldad. Tú, sí, nuestro Blasillo.

ANTONIO CHICHARRO

Entradas populares de este blog

ANTONIO MACHADO Y FEDERICO GARCIA LORCA: PALABRAS PARA UN HERMANAMIENTO

La ya larga serie de hermanamientos y homenajes que se viene celebrando en Fuentevaqueros, entre el poeta de Granada y otros poetas que comparten la patria de nuestra lengua y el común horizonte de la palabra salvadora de la poesía de abierta proyección estética e histórica, resulta una suerte de intervención, dicho en téminos arquitectónicos, en la memoria de Federico García Lorca y en la del resto de poetas hermanados. Dicha intervención, pues, habla más de nuestro comportamiento que de los poetas en cuestión, puesto que se trata de establecer por determinado tiempo una especie de identidad común que, por múltiples razones generalmente fundamentadas, consideramos necesaria. Está bien, puesto que el pasado existe en nuestro presente, que intervengamos sobre él y escribamos constantemente a modo de palimpsesto sobre la vieja página que un día la historia escribiera para decirnos a nosotros mismos y decir nuestra historia y tanto hablar de nuestro tiempo como construirlo. En este se…

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO ESCRITA EN BAEZA EN 1913

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO 
ESCRITA EN BAEZA EN 1913

Biografía

Nací en Sevilla el año de 1875 en el Palacio de la Dueñas. Anoto este detalle no por lo que tenga de señorial (el tal palacio estaba en aquella sazón alquilado a varias familias modestas) sino por la huella que en mi espíritu ha dejado la interior arquitectura de ese viejo caserón. En mi próximo libro hablo de él, sin más datos que mis recuerdos infantiles.
Desde los ocho a los treinta y dos años he vivido en Madrid con excepción del año 1899 y del 1902 que los pasé en París. Me eduqué en la Institución Libre de Enseñanza y conservo gran amor a mis maestros: Giner de los Ríos, el imponderable Cossío, Caso, Sela, Sama (ya muerto), Rubio, Costa (D. Joaquín —a quien no volví a ver desde mis nueve años—). Pasé por el Instituto y la Universidad, pero de estos centros no conservo más huella que una gran aversión a todo lo académico. He asistido durante veinte años, casi diariamente a la Biblioteca Nacional. En 1906 hice oposic…

BIBLIOGRAFÍA DE JOSÉ RODRÍGUEZ MOLINA RELACIONADA CON LA HISTORIA Y CULTURA DE BAEZA

José Rodríguez Molina, Profesor Titular de Historia Medieval de la Universidad de Granada, ha dedicado gran parte de su larga y profunda actividad investigadora al mejor conocimiento de la historia y cultura de Baeza, entre otros dominios de estudio históricos relacionados con Jaén, Granada y Andalucía, generales y particulares como, por ejemplo, sus estudios de frontera. De sus más de 150 estudios publicados, ofrezco la siguiente selección (para un acceso a la lista completa de sus publicaciones, véase

http://www.medievalugr.es/index.php?option=com_content&view=article&id=6:curriculum-de-jose-rodriguez-molina&catid=4:area-de-historia-medieval)


Introducción al estudio del obispado de Baeza-Jaén, según el Códice Gótico del siglo XIII de la Catedral de Jaén, Granada, 1972, 250 págs. (Inédito).

El obispado de Baeza-Jaén en la Baja Edad Media. Aspectos económico-sociales, (Resumen de Tesis Doctoral), Universidad de Granada, 1974, 40 págs.

"Patrimonio eclesiástico del obispad…