Ir al contenido principal

FIRMA INVITADA: ANTONIO CHECA LECHUGA

José Hierro

 

REENCUENTROS

 

                         Para José Hierro  

                                                   In memoriam


                              Yo podía decir:
                                       Querido amigo en el poema.

                              Pero no (aunque los años muestren
                              su distancia). Diré, querido Pepe,
                              cabeza de poema iluminada,
                              cabeza de marfil, autorretrato fiel
                              a la palabra que rezuma en tu boca
                              y repite belleza cuando habla.
                              Pepe, porque, así te llamó ella
                              cuando con cocacola y con anís
                              y con saliva, y con dedos de oro
                              del tabaco, le pintaste su cuadro.

                              Y te miramos todos, todos, todos,
                              después de presentarnos y decirnos:
                              ¡Hola¡ ¿Que tal? ¿Hablamos de poesía?
                             
                              y... Comimos cordialmente
                              con la voz que se escapa cuando,
                              la noche juega arropando los labios.

                              Fue tu verso el sentido de la noche
                              y la tarde el recuerdo de tu vida 
                              y tu vida la historia del poema... 

                              Yo incidí (como quien fluye hambriento
                              ante la humanidad de la palabra
                              que arropaba el amigo, oh sensible
                              surtidor de aromas musicales
                              donde el verso corchea y se vislumbra,
                              el ayer y el presente y el mañana)

                              Que nunca suspendí ningún examen
                              ni me fui de monsergas de latines,
                              ni horadé las mamparas ni las rejas
                              donde la flor presume con el beso y el fuego.

                              Tú, leíste tus poemas y pusiste
                              tu boca de un sentido sin nombre,
                              y al derramar tu éxtasis te dije:
                              Oh claridad de luz.
                                                      Oh, tú, poema.

                              Yo sólo fui testigo de tu esencia
                              de tu voz sin fatiga y con tu nombre
                              un discípulo fiel de tu elocuencia,
                              y te conté el pasado que retengo 
                              en mi boca.
                              Yo sólo fui –bendita la palabra–
                              a rajarme la espalda con el ramón de olivo
                              volteando la tierra cuando el terrón alzaba.

                              Yo nunca fui tan joven ni tan tierno

                              como para que Juan Sebastián Bach
                              me recibiera
                               y me diese el arpegio iluminado
                              cual testigo de dios o de su nombre.
                   
                              Yo sólo viví otro momento,
-idílico momento–
cuando el hombre cantaba entre los labios
un salmo a la ignorancia o a la espera,
y un fandango se oía y se llevaba
                              a la ilusión mi cuerpo.

Y cantaba, y cantaba, y cantaba.
Y oía, y oía, y cantaba: mi corazón gozaba.

Por eso, me arropo en ese verso que decanta
la humanidad que llevas,
ya que el hombre se hace y se contempla.

Por eso, cabeza de belleza iluminada,
pedazo de pan tierno, ojos de niño
con setenta y cinco niños a la espalda.
San Cristobalón, poeta y  legionario.

Te llevo entre mis ojos y en mis versos
y asumo la palabra cuando llega la aurora,
cuando miro las calles esculpiendo
recodos, y tras ellos, reluce tu mirar,
                               e inigualablemente,
                                       socarrón y perfecto, tu poema.   

                                                                         ANTONIO CHECA LECHUGA

Entradas populares de este blog

ANTONIO MACHADO Y FEDERICO GARCIA LORCA: PALABRAS PARA UN HERMANAMIENTO

La ya larga serie de hermanamientos y homenajes que se viene celebrando en Fuentevaqueros, entre el poeta de Granada y otros poetas que comparten la patria de nuestra lengua y el común horizonte de la palabra salvadora de la poesía de abierta proyección estética e histórica, resulta una suerte de intervención, dicho en téminos arquitectónicos, en la memoria de Federico García Lorca y en la del resto de poetas hermanados. Dicha intervención, pues, habla más de nuestro comportamiento que de los poetas en cuestión, puesto que se trata de establecer por determinado tiempo una especie de identidad común que, por múltiples razones generalmente fundamentadas, consideramos necesaria. Está bien, puesto que el pasado existe en nuestro presente, que intervengamos sobre él y escribamos constantemente a modo de palimpsesto sobre la vieja página que un día la historia escribiera para decirnos a nosotros mismos y decir nuestra historia y tanto hablar de nuestro tiempo como construirlo. En este se…

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO ESCRITA EN BAEZA EN 1913

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO 
ESCRITA EN BAEZA EN 1913

Biografía

Nací en Sevilla el año de 1875 en el Palacio de la Dueñas. Anoto este detalle no por lo que tenga de señorial (el tal palacio estaba en aquella sazón alquilado a varias familias modestas) sino por la huella que en mi espíritu ha dejado la interior arquitectura de ese viejo caserón. En mi próximo libro hablo de él, sin más datos que mis recuerdos infantiles.
Desde los ocho a los treinta y dos años he vivido en Madrid con excepción del año 1899 y del 1902 que los pasé en París. Me eduqué en la Institución Libre de Enseñanza y conservo gran amor a mis maestros: Giner de los Ríos, el imponderable Cossío, Caso, Sela, Sama (ya muerto), Rubio, Costa (D. Joaquín —a quien no volví a ver desde mis nueve años—). Pasé por el Instituto y la Universidad, pero de estos centros no conservo más huella que una gran aversión a todo lo académico. He asistido durante veinte años, casi diariamente a la Biblioteca Nacional. En 1906 hice oposic…

BIBLIOGRAFÍA DE JOSÉ RODRÍGUEZ MOLINA RELACIONADA CON LA HISTORIA Y CULTURA DE BAEZA

José Rodríguez Molina, Profesor Titular de Historia Medieval de la Universidad de Granada, ha dedicado gran parte de su larga y profunda actividad investigadora al mejor conocimiento de la historia y cultura de Baeza, entre otros dominios de estudio históricos relacionados con Jaén, Granada y Andalucía, generales y particulares como, por ejemplo, sus estudios de frontera. De sus más de 150 estudios publicados, ofrezco la siguiente selección (para un acceso a la lista completa de sus publicaciones, véase

http://www.medievalugr.es/index.php?option=com_content&view=article&id=6:curriculum-de-jose-rodriguez-molina&catid=4:area-de-historia-medieval)


Introducción al estudio del obispado de Baeza-Jaén, según el Códice Gótico del siglo XIII de la Catedral de Jaén, Granada, 1972, 250 págs. (Inédito).

El obispado de Baeza-Jaén en la Baja Edad Media. Aspectos económico-sociales, (Resumen de Tesis Doctoral), Universidad de Granada, 1974, 40 págs.

"Patrimonio eclesiástico del obispad…