Ir al contenido principal

REVISTA DE PRENSA: LA CERÁMICA DESAPARECIDA DE BAEZA

DIARIO JAÉN

La cerámica desaparecida de Baeza

         
Publicado en Cultura
Escrito por  18 Marzo 2015
                
 

Investigador. Juan Antonio Lechuga Salazar, ante la fachada del baezano Palacio de Jabalquinto. Investigador. Juan Antonio Lechuga Salazar, ante la fachada del baezano Palacio de Jabalquinto. José Poyatos
 
 
 

Vio la luz en los últimos días de 2014, treinta y cinco años después de que la casualidad hiciera llegar a las manos de Juan Antonio Lechuga Salazar piezas de cerámica rotas, enterradas en el olvido, el puzle que le haría reconstruir un pedazo de la historia de Baeza.


Aproximación al estudio de la desparecida cerámica de Baeza es el resultado de estas tres décadas de investigación y, sobre todo, de una inquietud por este arte que creció casi a la vez que él. “Recogía desde niño todos los trozos de cerámica que encontraba”, recuerda. Reconocida esa afición por sus convecinos, en torno al año 1979, recibió dos sacos con un auténtico tesoro: “Al comenzar las obras de cimentación, el propietario de un solar del barrio de San Pedro halló dos pozos con restos de cerámica y material de lo que debió ser un alfar. Llenó dos sacos y me los dio”. Ahí comenzó todo. “Me sorprendió que hubiera elementos como trípodes y parrillas que hacían de estantes para la cocción, lo que me llevó a pensar que allí había un alfar”.

Y el hallazgo lo llevó al Archivo Municipal de Baeza —donde todavía hoy, ya jubilado, invierte cada día al menos cuatro horas— para documentarse. Allí comprobó que los primeros padrones de oficios en Baeza, sobre 1600, hablaban ya de los alfares y descubrió que estas piezas de cerámica halladas lo llevaba a una época comprendida entre finales del siglo XVI y principios del XVII. “Comparte muchas características con la cerámica granadina, la de Teruel, la de Triana y el Levante, las de tradición morisca, cultura de donde viene la cerámica vidriada”, destaca. Y estas señas de identidad son piezas con fondo blanco estánnico decorado con azul de cobalto con diseños de tallos y motivos geométricos. Pero también la mayor parte de las piezas tenían una cruz en el centro, lo que las lleva al siglo XVII y se enmarcan  en cerámica castellana de ascendencia morisca. No se extraña, de hecho, de que fueran los mismos moriscos los que trabajaran al servicio de los hacendados. “Este hallazgo y otros posteriores nos ayudaron a investigar y situar los alfares en la ciudad de Baeza en los barrios de San Pedro, San Vicente o la calle de los Azulejos”, destaca. No se puede afirmar, reconoce, que Baeza fuera un centro importante de producción —no cree que existieran más de seis o siete alfares— pero sí la importancia por antigüedad y relación con esta tradición morisca presente en otras zonas de la península.

Estas piezas y muchas otras se conservan en el Museo de Baeza desde su apertura, pero en ellas no se detuvo el estudio de Juan Antonio Lechuga Salazar y Francisco García Montoro, coautor de este libro. “Hacemos un repaso por toda la historia de la cerámica en Baeza, —con una detallada descripción por épocas y zonas— hasta los últimos alfareros que desaparecieron tras la guerra, en los años 50. Estos fueron Agustín García Lechuga y Francisco Blázquez”, destaca. Este último perteneciente a una larga tradición llegada desde Lucena y con muchos descendientes. Es “a todos los artesanos que con sus manos mantienen vivo el noble arte de la alfarería” a quien dedica el resultado de esta larga y fructífera investigación este maestro jubilado y también pintor, acuarelista y dibujante. De hecho, toda esta investigación ilustrada con dibujos y bocetos de las reconstrucciones de las piezas, además de decenas de fotografías.

http://www.diariojaen.es/cultura/item/75983-la-ceramica-desaparecida-de-baeza

Entradas populares de este blog

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO ESCRITA EN BAEZA EN 1913

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO 
ESCRITA EN BAEZA EN 1913

Biografía

Nací en Sevilla el año de 1875 en el Palacio de la Dueñas. Anoto este detalle no por lo que tenga de señorial (el tal palacio estaba en aquella sazón alquilado a varias familias modestas) sino por la huella que en mi espíritu ha dejado la interior arquitectura de ese viejo caserón. En mi próximo libro hablo de él, sin más datos que mis recuerdos infantiles.
Desde los ocho a los treinta y dos años he vivido en Madrid con excepción del año 1899 y del 1902 que los pasé en París. Me eduqué en la Institución Libre de Enseñanza y conservo gran amor a mis maestros: Giner de los Ríos, el imponderable Cossío, Caso, Sela, Sama (ya muerto), Rubio, Costa (D. Joaquín —a quien no volví a ver desde mis nueve años—). Pasé por el Instituto y la Universidad, pero de estos centros no conservo más huella que una gran aversión a todo lo académico. He asistido durante veinte años, casi diariamente a la Biblioteca Nacional. En 1906 hice oposic…

BIBLIOGRAFÍA DE JOSÉ RODRÍGUEZ MOLINA RELACIONADA CON LA HISTORIA Y CULTURA DE BAEZA

José Rodríguez Molina, Profesor Titular de Historia Medieval de la Universidad de Granada, ha dedicado gran parte de su larga y profunda actividad investigadora al mejor conocimiento de la historia y cultura de Baeza, entre otros dominios de estudio históricos relacionados con Jaén, Granada y Andalucía, generales y particulares como, por ejemplo, sus estudios de frontera. De sus más de 150 estudios publicados, ofrezco la siguiente selección (para un acceso a la lista completa de sus publicaciones, véase

http://www.medievalugr.es/index.php?option=com_content&view=article&id=6:curriculum-de-jose-rodriguez-molina&catid=4:area-de-historia-medieval)


Introducción al estudio del obispado de Baeza-Jaén, según el Códice Gótico del siglo XIII de la Catedral de Jaén, Granada, 1972, 250 págs. (Inédito).

El obispado de Baeza-Jaén en la Baja Edad Media. Aspectos económico-sociales, (Resumen de Tesis Doctoral), Universidad de Granada, 1974, 40 págs.

"Patrimonio eclesiástico del obispad…

UN TEXTO DE QUEVEDO EN CONTRA DE LUIS PACHECO DE NARVÁEZ

A las espaldas de Reinaldo estaba,
más infame que azote de verdugo,
un maestro de esgrima que enseñaba
nueva destreza, a güevo y a mendrugo:
don Hez, por su vileza, se llamaba,
descendiente de carda y de tarugo,
a quien, por lo casado y por lo vario,
llamó el emperador Cuco Canario.
Era embelecador de geometría,
y estaba pobre, aunque le daban todos;
ser maestro de Carlos pretendía;
pero, por ser cornudo hasta los codos,
su testa ángulos corvos esgrimía,
teniendo las vacadas por apodos;
éste, oyendo a Reinaldos, al instante
lo dijo al rey famoso Balugante.
Díjole Balugante al maestrillo
(pasándole la mano por la cara):
«Dile al señor de Montalbán, Cuquillo,
que mi grandeza su inquietud repara;
que pretendo saber, para decillo,
si en esta mesa soberana y clara
se sientan por valor, o por dinero,
por dar su honor a todo caballero».
Reinaldos respondió: «Perro judío,
dirás al rey que, en esta ilustre mesa,
el grande emperador, glorioso y pío,
honrar todos los huéspedes profesa;
que, después…