Ir al contenido principal

ROMANCE A BAEZA, por ANTONIO CHECA


                              ROMANCE A BAEZA



                                                 Para ti, ausente.

                             

                              Baeza  en dos mil quince

                              Vive mirando al pasado

                              Sin mirar la gente joven

                              Que marcha para otro lado.

                              La cultura, es su cultura,

                              Ecos de lejano estío

                              Agarrados a lo invisible

                              Como terreno baldío.

                              Se guarda como tesoro

                              Rastros de estilo y belleza,

                              Atrapada  por su historia

                              Con iconos de grandeza.

                              Baeza quiere agarrarse

                              Al pasado y al presente

                              Con un estilo eclipsado

                              Como eclipsado su ambiente.

                              No se vive entre paredes

                              Ni en claustros de penitentes

                              Agrandando su memoria

                              Rota por tiempos presentes.

                              Hay que vivir con el tiempo,

                              Mirar sin miedo al futuro,

                              Y abrir los ojos dormidos

                              Haciendo un rastro maduro.

                              El suelo de nuestra tierra

                              Asesorando al silencio

                              Tiene que quedar en paz

                              Sin secuelas de otro tiempo.

                              Mirar  cómo nace el día,

                              Cielo y tierra, simplemente

                              Mientras los palacios hacen

                              Que los mire mucha gente.

                              Eso de ser Patrimonio

                              Y ofrecer sus monumentos

                              Dieciséis familias suben

                              Precios, platos, y sustentos.

                              Arcaicos los soportales

                              Toman vida, ecos sueltos,

                              Llamando a los visitantes

                              Pasivos, pero revueltos.

                              Baeza tiene en el tiempo

                              Un rastro de penitencia

                              Que arrastra en su soledad

                              Contrapuntos de inocencia.

                              Por aquí aparece un cetro,

                              Por allá, aura y  bandera,

                              Una colcha en un balcón

                              Y una imagen de madera.

                              Baeza tiene sus torres

                              Algunas con espadaña

                              Presumiendo de ser ellas

                              Lo más grandioso de España.

                              También tiene sus estatuas

                              Con monjitas y varones

                              Con  ojos   de laureados

                              Puestas por muchas pasiones.

                              Esos que presumen tanto

                              De cultura y de estandartes,

                              No saben que están dormidos

                              Sin mirar  para otras partes.

                              Ilusiones de un pasado

                              De dudosa gallardía

                              Aflorando  sus heráldicas

                              Mezcladas  en osadía.

                             

                              --Levantemos el presente

                              Viviendo  con armonía--.

                             

                              ¡Baeza!, levanta el vuelo

                              Déjate ya del pasado

                              Búscate el rumbo perdido

                              Roto por lo caducado.

                              Asómate al dos mil quince

                              Como quien limpia un pecado

                              Y piensa que ya no tienes

                              Ni guerreros, ni ducado.

                              Ese pasado que asoma

                              Solo para el forastero,

                              Mientras que otros tenemos

                              Soledad y un triste cero.

                              El pueblo al que yo adoro

                              No puede estar acabado,

                              Hay que ofrecer vida nueva

                              Y no mirar a otro lado.



                                                 II

                             

La vida cambia y sostiene

                              Horizontes  renovados,

                              Juventudes preparadas

                              Que respetan el pasado,

                              Pero  lo sueños que ostentan

                              En un presente innovado,

                              Hay que darle vida nueva,

                              Sin olvidar el pasado.

                              Hoy suena con otros tonos

                              La sinfónica Baezana

                              Donde arrancan sinfonías

                              Que anuncian un gran mañana.

                             

                              --Pero Baeza no es eso,

                              Es la suma de los días…---

                             

                               Entre pobres Bastidores

                              Algo se asoma al presente

                              Sintiendo que el arte llama

                              Un entramado impaciente.

                              Gente joven, savia rica,

                              Jugo de nuevas promesas

                              Fruto nuevo, fruto vivo

                              Sin ánimo de grandezas.

                              Ya está bien, los san Benitos

                              Los entramados  latines

                              Y los mitos que entorpecen

                              Nuevos y bellos confines.

                              Respetemos el pasado

                              Sin querer hacerlo eterno

                              Y miremos el presente

                              Como un amigo moderno.

                              Hay quien mira ser corona,

                              Y bastón, y hasta el  ducado,

                              Sabiendo que ensucia el polvo

                              Del sillón acomodado.

                             

                              Pero Baeza no es eso

                              Sino el presente ganado.

                             

                              La vida ¡ay!  Por la vida

                              Hay que pasar sonriendo,

                              Y con Baeza cantando

                              Las canciones de lo eterno.

                              La paz y su melodía,

                              El bien estar de su gente

                              Y sentir que vamos juntos

                              Con la ilusión del presente.

                              Un futuro bien logrado

                              Sin castas, sin San Benitos

                              Y un consenso admirado.

                              --Los laureados latines

                              Hablando  de lo pasado --.

                              Son recuerdos, no presente

                              Abrámoslo al dos mil quince

                              Sin mirar para otro lado.



                              Baeza, octubre de dos mil quince

                                                      
                                                                     ANTONIO CHECA

Entradas populares de este blog

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO ESCRITA EN BAEZA EN 1913

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO 
ESCRITA EN BAEZA EN 1913

Biografía

Nací en Sevilla el año de 1875 en el Palacio de la Dueñas. Anoto este detalle no por lo que tenga de señorial (el tal palacio estaba en aquella sazón alquilado a varias familias modestas) sino por la huella que en mi espíritu ha dejado la interior arquitectura de ese viejo caserón. En mi próximo libro hablo de él, sin más datos que mis recuerdos infantiles.
Desde los ocho a los treinta y dos años he vivido en Madrid con excepción del año 1899 y del 1902 que los pasé en París. Me eduqué en la Institución Libre de Enseñanza y conservo gran amor a mis maestros: Giner de los Ríos, el imponderable Cossío, Caso, Sela, Sama (ya muerto), Rubio, Costa (D. Joaquín —a quien no volví a ver desde mis nueve años—). Pasé por el Instituto y la Universidad, pero de estos centros no conservo más huella que una gran aversión a todo lo académico. He asistido durante veinte años, casi diariamente a la Biblioteca Nacional. En 1906 hice oposic…

BIBLIOGRAFÍA DE JOSÉ RODRÍGUEZ MOLINA RELACIONADA CON LA HISTORIA Y CULTURA DE BAEZA

José Rodríguez Molina, Profesor Titular de Historia Medieval de la Universidad de Granada, ha dedicado gran parte de su larga y profunda actividad investigadora al mejor conocimiento de la historia y cultura de Baeza, entre otros dominios de estudio históricos relacionados con Jaén, Granada y Andalucía, generales y particulares como, por ejemplo, sus estudios de frontera. De sus más de 150 estudios publicados, ofrezco la siguiente selección (para un acceso a la lista completa de sus publicaciones, véase

http://www.medievalugr.es/index.php?option=com_content&view=article&id=6:curriculum-de-jose-rodriguez-molina&catid=4:area-de-historia-medieval)


Introducción al estudio del obispado de Baeza-Jaén, según el Códice Gótico del siglo XIII de la Catedral de Jaén, Granada, 1972, 250 págs. (Inédito).

El obispado de Baeza-Jaén en la Baja Edad Media. Aspectos económico-sociales, (Resumen de Tesis Doctoral), Universidad de Granada, 1974, 40 págs.

"Patrimonio eclesiástico del obispad…

UN TEXTO DE QUEVEDO EN CONTRA DE LUIS PACHECO DE NARVÁEZ

A las espaldas de Reinaldo estaba,
más infame que azote de verdugo,
un maestro de esgrima que enseñaba
nueva destreza, a güevo y a mendrugo:
don Hez, por su vileza, se llamaba,
descendiente de carda y de tarugo,
a quien, por lo casado y por lo vario,
llamó el emperador Cuco Canario.
Era embelecador de geometría,
y estaba pobre, aunque le daban todos;
ser maestro de Carlos pretendía;
pero, por ser cornudo hasta los codos,
su testa ángulos corvos esgrimía,
teniendo las vacadas por apodos;
éste, oyendo a Reinaldos, al instante
lo dijo al rey famoso Balugante.
Díjole Balugante al maestrillo
(pasándole la mano por la cara):
«Dile al señor de Montalbán, Cuquillo,
que mi grandeza su inquietud repara;
que pretendo saber, para decillo,
si en esta mesa soberana y clara
se sientan por valor, o por dinero,
por dar su honor a todo caballero».
Reinaldos respondió: «Perro judío,
dirás al rey que, en esta ilustre mesa,
el grande emperador, glorioso y pío,
honrar todos los huéspedes profesa;
que, después…