Ir al contenido principal

FIRMA INVITADA: ANTONIO CHECA LECHUGA

CUATRO SONETOS A HIMILCE, por Antonio Checa


                                                           HIMILCE


                                   Está Himilce custodiada por leones:
                              erguida, tranquila, esbelta y admirada,
                              sólo la piedra en ti, tiene morada,
                              y una historia dormida, son tus dones.

                              En cada amanecer, sin excepciones,
                              tu esfinge de rubor sigue asomada,
                              a ese florilegium, en que  cercada,
                              sus cadenas son orlas de ilusiones.

                              Esto de ser de piedra y ser historia,
                              hace que el tiempo en ti se desespere
                              y lleve el pasajero en su memoria.

                              Pero en ti, incorrupta y bella, nada hiere,
                              mirador de palomas que en tu gloria
                              la vista del que mira se te adhiere.

                                                 II

                              Son tan pobres tus aguas saltadoras,
                              hilos leves por suscitadas bocas
                              que suenan a ser fuente a todas horas
                              con piedra que te armó desde las rocas.

                              Hilos de agua del tiempo que atesoras,
                              sueños de ser torrente, aguda invocas,
                              ese perdido don por el que imploras
                              otra notas del agua al ser muy pocas.

                              Pero la piedra, oh rostro, al fin, intacto
                              pospuesto por declive y por gastado,
                              derrocha entre la Plaza tu belleza,

                              que eres rito del rito para el acto,
                              donde el tiempo se para idolatrado,
                              y canta los misterios de Baeza.
                                                
                                                 III

                              Esa que, por romances y en canciones
                              replica todo el tiempo en el que anida
                              la pátina en la piedra sostenida
                              donde asoma la Historia en emociones.


                              Diosa de piedra, bañada en ilusiones
                              que armonizas la Plaza de la vida,
                              te atesora y te lleva en luz vertida
                              al tiempo que han guardando mil pasiones.

                              Hoy, yo te canto, acoplo mi pupila
                              y me llego a la piedra, miro al cielo,
                              y el vuelo de un jilguero me hace sombra.

                              En tu cerco, tu círculo perfila
                              Una mujer dejada para el celo
                              Que el tic, tac, femenino, a mi me nombra..
                                                
                                                 IV
                             
                              Ay, si esa luz que en dilatada mano
                              se posa sobre el tiempo y deposita
                              una mirada al agua y ya suscita
                              un beso armonizado y nunca vano

                              dejase sobre mí la vida aquella
                              que ya pasó, cuando mi boca hervía
                              y en mis labios la vida consumía
                              la sangre que murió disuelta en ella.

                              Si el valor de los tiempos nos llevara
                              al paso inmortal, al beso asumido
                              a labios que descansan y que amaron,

                              la piedra, que a tu silencio se declara
                              y al infinito mira al sol bruñido,
                               los ojos que en silencio se nublaron.


Himilce en la Fuente de los Leones de Baeza. Fotografía de César Atanes
                              

Entradas populares de este blog

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO ESCRITA EN BAEZA EN 1913

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO 
ESCRITA EN BAEZA EN 1913

Biografía

Nací en Sevilla el año de 1875 en el Palacio de la Dueñas. Anoto este detalle no por lo que tenga de señorial (el tal palacio estaba en aquella sazón alquilado a varias familias modestas) sino por la huella que en mi espíritu ha dejado la interior arquitectura de ese viejo caserón. En mi próximo libro hablo de él, sin más datos que mis recuerdos infantiles.
Desde los ocho a los treinta y dos años he vivido en Madrid con excepción del año 1899 y del 1902 que los pasé en París. Me eduqué en la Institución Libre de Enseñanza y conservo gran amor a mis maestros: Giner de los Ríos, el imponderable Cossío, Caso, Sela, Sama (ya muerto), Rubio, Costa (D. Joaquín —a quien no volví a ver desde mis nueve años—). Pasé por el Instituto y la Universidad, pero de estos centros no conservo más huella que una gran aversión a todo lo académico. He asistido durante veinte años, casi diariamente a la Biblioteca Nacional. En 1906 hice oposic…

BIBLIOGRAFÍA DE JOSÉ RODRÍGUEZ MOLINA RELACIONADA CON LA HISTORIA Y CULTURA DE BAEZA

José Rodríguez Molina, Profesor Titular de Historia Medieval de la Universidad de Granada, ha dedicado gran parte de su larga y profunda actividad investigadora al mejor conocimiento de la historia y cultura de Baeza, entre otros dominios de estudio históricos relacionados con Jaén, Granada y Andalucía, generales y particulares como, por ejemplo, sus estudios de frontera. De sus más de 150 estudios publicados, ofrezco la siguiente selección (para un acceso a la lista completa de sus publicaciones, véase

http://www.medievalugr.es/index.php?option=com_content&view=article&id=6:curriculum-de-jose-rodriguez-molina&catid=4:area-de-historia-medieval)


Introducción al estudio del obispado de Baeza-Jaén, según el Códice Gótico del siglo XIII de la Catedral de Jaén, Granada, 1972, 250 págs. (Inédito).

El obispado de Baeza-Jaén en la Baja Edad Media. Aspectos económico-sociales, (Resumen de Tesis Doctoral), Universidad de Granada, 1974, 40 págs.

"Patrimonio eclesiástico del obispad…

UN TEXTO DE QUEVEDO EN CONTRA DE LUIS PACHECO DE NARVÁEZ

A las espaldas de Reinaldo estaba,
más infame que azote de verdugo,
un maestro de esgrima que enseñaba
nueva destreza, a güevo y a mendrugo:
don Hez, por su vileza, se llamaba,
descendiente de carda y de tarugo,
a quien, por lo casado y por lo vario,
llamó el emperador Cuco Canario.
Era embelecador de geometría,
y estaba pobre, aunque le daban todos;
ser maestro de Carlos pretendía;
pero, por ser cornudo hasta los codos,
su testa ángulos corvos esgrimía,
teniendo las vacadas por apodos;
éste, oyendo a Reinaldos, al instante
lo dijo al rey famoso Balugante.
Díjole Balugante al maestrillo
(pasándole la mano por la cara):
«Dile al señor de Montalbán, Cuquillo,
que mi grandeza su inquietud repara;
que pretendo saber, para decillo,
si en esta mesa soberana y clara
se sientan por valor, o por dinero,
por dar su honor a todo caballero».
Reinaldos respondió: «Perro judío,
dirás al rey que, en esta ilustre mesa,
el grande emperador, glorioso y pío,
honrar todos los huéspedes profesa;
que, después…