Ir al contenido principal

FIRMA INVITADA: JOSÉ LUIS CHICHARRO



LOS COLORES DEL AYUNTAMIENTO  DE BAEZA
(ANTIGUA CÁRCEL Y CASA DE CORREGIDORES, SIGLO XVI)

 Si nos damos una vuelta por el Prado de la Cárcel y observamos la fachada del Ayuntamiento restaurada podemos comprobar que algunos relieves escultóricos aparecen sutilmente pintados. Para muchos seguramente será una sorpresa pero la realidad es que este edificio emblemático tenía policromados sus elementos decorativos.
            La Cárcel y Casa de Corregidores de Baeza, obra del siglo XVI,  desde antiguo había sido reconocida en sus valores plásticos y arquitectónicos. Sin embargo en las diversas descripciones que a lo largo del tiempo se han hecho de la misma no se había reparado en la existencia del color. Sí lo hizo en 1982 José Molina Hipólito en su Guía de Baeza, pues al referirse al escudo real apuntaba que tenía restos de policromía. No obstante, he podido comprobar y fotografiar que quedan sutiles pigmentos en una gran cantidad de elementos, sobre todo de verde, pero también de rojos y según me dice la restauradora Teresa López Obregón -que ha llevado a cabo la intervención con pigmentos al silicato- hay oros, azules y negros, en este caso para los fondos de las epigrafías. Aparecen los colores en las cariátides, en los grutescos, en la cornisa, en las figuras antropomorfas que sujetan la cartela e incluso en algunas  tejas de la cornisa. Esto es relevante por su perdurabilidad teniendo en cuenta que estamos en el exterior. Ya utilizó Vandelvira la policromía en San Francisco como todavía lo podemos apreciar. En este caso en los relieves de la Adoración de los pastores, en el de la Epifanía o en el gran escudo de don Diego Valencia de Benavides sostenido por dos tenantes romanos. Éstos fueron pintados para el retablo que iba a estar en el interior pero ya desde el siglo XIX se encuentran a la intemperie. Creo que podemos iniciar una nueva manera de ver las obras de Vandelvira porque no es sólo en este edificio donde el color está presente. Además el arquitecto -sin duda- es el responsable  integral de la obra como lo indicaba el tratadista italiano de la arquitectura, Sebastián Serlio. En la edición de su tratado publicada en Toledo el año 1552 afirmaba: “…que el arquitecto, no solamente debe ser curioso en los ornamentos que han de ser de piedra y mármol, pero también lo debe ser en la obra y pintura de pincel para adornar las paredes y otras partes de los edificios, y, principalmente, le conviene ser, él mismo, ordenador de todo, como superior de todo lo que se haya de hacer en las obras…” Los colores tenían, como se ha dicho para el caso de Trujillo, no sólo la misión estética, sino también “la utilidad de servir como barniz transpirable y protector de materiales pétreos, de madera o ladrillo”.
El caso de la policromía que nos ocupa no es una excepción en el panorama artístico de los siglos XV y XVI. Todo lo contrario y poco a poco en diversas ciudades van apareciendo tímidos estudios que lo ponen de manifiesto. Así para las portadas de la catedral de Sevilla, para numerosos edificios de Trujillo, Granada, Antequera, etc. 
            Consecuentemente, la policromía -aunque oxidada y contaminada- forma parte indivisible del bien cultural. Es preciso que se tenga en cuenta siempre antes de una intervención, tanto para documentarla como para conservarla, y que no ocurra lo que acaba de pasar en las antiguas carnicerías de Écija (edificio coetáneo de nuestro ayuntamiento) que las han dejado limpias como una patena: han perdido la pátina del tiempo.
Por ello, cuando paseemos por el Prado de la Cárcel a las horas doradas de la tarde podremos disfrutar de esta recuperación parcial y evocar -o mejor elucubrar- cómo debía ser el conjunto decorativo polícromo que vieron nuestros mayores.
             
JOSÉ LUIS CHICHARRO CHAMORRO

Entradas populares de este blog

ANTONIO MACHADO Y FEDERICO GARCIA LORCA: PALABRAS PARA UN HERMANAMIENTO

La ya larga serie de hermanamientos y homenajes que se viene celebrando en Fuentevaqueros, entre el poeta de Granada y otros poetas que comparten la patria de nuestra lengua y el común horizonte de la palabra salvadora de la poesía de abierta proyección estética e histórica, resulta una suerte de intervención, dicho en téminos arquitectónicos, en la memoria de Federico García Lorca y en la del resto de poetas hermanados. Dicha intervención, pues, habla más de nuestro comportamiento que de los poetas en cuestión, puesto que se trata de establecer por determinado tiempo una especie de identidad común que, por múltiples razones generalmente fundamentadas, consideramos necesaria. Está bien, puesto que el pasado existe en nuestro presente, que intervengamos sobre él y escribamos constantemente a modo de palimpsesto sobre la vieja página que un día la historia escribiera para decirnos a nosotros mismos y decir nuestra historia y tanto hablar de nuestro tiempo como construirlo. En este se…

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO ESCRITA EN BAEZA EN 1913

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO 
ESCRITA EN BAEZA EN 1913

Biografía

Nací en Sevilla el año de 1875 en el Palacio de la Dueñas. Anoto este detalle no por lo que tenga de señorial (el tal palacio estaba en aquella sazón alquilado a varias familias modestas) sino por la huella que en mi espíritu ha dejado la interior arquitectura de ese viejo caserón. En mi próximo libro hablo de él, sin más datos que mis recuerdos infantiles.
Desde los ocho a los treinta y dos años he vivido en Madrid con excepción del año 1899 y del 1902 que los pasé en París. Me eduqué en la Institución Libre de Enseñanza y conservo gran amor a mis maestros: Giner de los Ríos, el imponderable Cossío, Caso, Sela, Sama (ya muerto), Rubio, Costa (D. Joaquín —a quien no volví a ver desde mis nueve años—). Pasé por el Instituto y la Universidad, pero de estos centros no conservo más huella que una gran aversión a todo lo académico. He asistido durante veinte años, casi diariamente a la Biblioteca Nacional. En 1906 hice oposic…

BIBLIOGRAFÍA DE JOSÉ RODRÍGUEZ MOLINA RELACIONADA CON LA HISTORIA Y CULTURA DE BAEZA

José Rodríguez Molina, Profesor Titular de Historia Medieval de la Universidad de Granada, ha dedicado gran parte de su larga y profunda actividad investigadora al mejor conocimiento de la historia y cultura de Baeza, entre otros dominios de estudio históricos relacionados con Jaén, Granada y Andalucía, generales y particulares como, por ejemplo, sus estudios de frontera. De sus más de 150 estudios publicados, ofrezco la siguiente selección (para un acceso a la lista completa de sus publicaciones, véase

http://www.medievalugr.es/index.php?option=com_content&view=article&id=6:curriculum-de-jose-rodriguez-molina&catid=4:area-de-historia-medieval)


Introducción al estudio del obispado de Baeza-Jaén, según el Códice Gótico del siglo XIII de la Catedral de Jaén, Granada, 1972, 250 págs. (Inédito).

El obispado de Baeza-Jaén en la Baja Edad Media. Aspectos económico-sociales, (Resumen de Tesis Doctoral), Universidad de Granada, 1974, 40 págs.

"Patrimonio eclesiástico del obispad…