Ir al contenido principal

FIRMA INVITADA: FRANCISCO RUIZ NOGUERA







LA POESÍA COMO RENDENCIÓN


Rosaura Álvarez pasa del conflicto a la reconciliación en El áspid, la manzana




A mediados de la década de los ochenta, Rosaura Álvarez cambia el rumbo en sus intereses de expresión artística: hasta entonces, se había dedicado a la pintura, y desde entonces ha publicado cinco libros de poemas: 'Hablo y anochece' (Genil, 1986), 'De aquellos fuegos sagrados' (Corimbo, 1988), 'Diálogo de Afrodita' (Torremozas, 1994), 'El vino de las horas' (Fundación Jorge Guillén, 1998) y 'El áspid, la manzana' (Hiperión, 2006, Premio Antonio Machado en Baeza). Una trayectoria que ha merecido la atención crítica de firmas notables como Antonio Carvajal, Antonio Chicharro, Biruté Ciplijauskaité, Amelina Correa, Cecilia Dreimüller, Sharon Keefe Ugalde, Sara Pujol o Andrés Soria Olmedo.

Una de las señas de identidad de la poesía de Rosaura Álvarez es la de la contención expresiva, la búsqueda de la perfección formal y la tendencia hacia una expresividad en que «los valores plásticos potencian un fuerte contenido conceptual» (Carvajal), todo lo cual está, lógicamente, en consonancia con su concepción de la poesía. En la reciente antología de Sharon Keefe 'En voz alta. Las poetas de las generaciones de los 50 y los 70' (Hiperión, 2007), la poética que figura al frente de sus textos, lleva por título 'Toda palabra miente', en ella nos habla Rosaura de las limitaciones de la palabra y se acoge a lo dicho por Margaret H. Persin: «La palabra comunica perfectamente que no puede comunicar perfectamente».

Con misterio

Defiende Rosaura Álvarez que «todo poema tiene entidad en sí mismo y está inmerso en el misterio». Por otra parte, para ella, «la creación artística es el único medio humano -no religioso- que redime». Esta concepción poética es la que se refleja en 'El áspid, la manzana', libro dividido en tres partes que marcan un discurrir desde lo sombrío y conflictivo hasta la reconciliación.

La primera parte, 'De la herida', se abre con una cita de Pablo García Baena que anuncia ya el tono desolado: «Y estoy sentada y sola con mi mortal quebranto». Un aire de existencialismo cruza estos poemas: la pérdida del Paraíso, supone un estar también perdido en «un tiempo distinto donde absurdo / eres», un tiempo en que el adorno con «la máscara más bella» no evita que cruce «el aire un ave carroñera, / [que] defeca en tu disfraz sus excrementos. / Insolente te mira, / te recuerda/ tu cita inalienable»; una cita en que vida y muerte están «tan aunadas que escisión no cabe».

La desolación de esa primera parte se mitiga en la segunda con la vida 'Del arte y la palabra'; «en el principio era la Palabra» es la cita del Evangelio de San Juan que preside estos poemas. En la poesía de Rosaura, las referencias culturalistas remiten a experiencias vividas: pintura, música y literatura conforman el paisaje íntimo de la autora y, por eso, con naturalidad, forman parte de este proceso de redención, con 'Oración' incluida a Juan de Yepes para encontrar la palabra pura y primigenia, «el nombre que me engendre / y a luz me dé en cada instante; / y sea yo sin tiempo, / verbo recién nacido».

Un proceso que concluye con la reconciliación mediante el 'Consuelo de las cosas mínimas' de la tercera parte, que se abre con una cita de la 'Epístola moral a Fabio': «Un ángulo me basta entre mis lares / un libro y un amigo, un sueño breve». Lo cercano, lo doméstico, la costumbre, los sencillos placeres de la amistad: «Y una puerta que se abre / y pasa la amistad con besos, nombres, / y el aire se serena. / Y todo está en su sitio».

Serenidad, contención aun en momentos de desgarro: desgarro no gritado, sugerido. Ésta es la voz de Rosaura Álvarez: coherente con su mundo, una llamada hacia el interior en un mundo de ruidos.

______________________
Publicado en Sur, Málaga, 13/04/2007.

Entradas populares de este blog

ANTONIO MACHADO Y FEDERICO GARCIA LORCA: PALABRAS PARA UN HERMANAMIENTO

La ya larga serie de hermanamientos y homenajes que se viene celebrando en Fuentevaqueros, entre el poeta de Granada y otros poetas que comparten la patria de nuestra lengua y el común horizonte de la palabra salvadora de la poesía de abierta proyección estética e histórica, resulta una suerte de intervención, dicho en téminos arquitectónicos, en la memoria de Federico García Lorca y en la del resto de poetas hermanados. Dicha intervención, pues, habla más de nuestro comportamiento que de los poetas en cuestión, puesto que se trata de establecer por determinado tiempo una especie de identidad común que, por múltiples razones generalmente fundamentadas, consideramos necesaria. Está bien, puesto que el pasado existe en nuestro presente, que intervengamos sobre él y escribamos constantemente a modo de palimpsesto sobre la vieja página que un día la historia escribiera para decirnos a nosotros mismos y decir nuestra historia y tanto hablar de nuestro tiempo como construirlo. En este se…

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO ESCRITA EN BAEZA EN 1913

AUTOBIOGRAFÍA DE ANTONIO MACHADO 
ESCRITA EN BAEZA EN 1913

Biografía

Nací en Sevilla el año de 1875 en el Palacio de la Dueñas. Anoto este detalle no por lo que tenga de señorial (el tal palacio estaba en aquella sazón alquilado a varias familias modestas) sino por la huella que en mi espíritu ha dejado la interior arquitectura de ese viejo caserón. En mi próximo libro hablo de él, sin más datos que mis recuerdos infantiles.
Desde los ocho a los treinta y dos años he vivido en Madrid con excepción del año 1899 y del 1902 que los pasé en París. Me eduqué en la Institución Libre de Enseñanza y conservo gran amor a mis maestros: Giner de los Ríos, el imponderable Cossío, Caso, Sela, Sama (ya muerto), Rubio, Costa (D. Joaquín —a quien no volví a ver desde mis nueve años—). Pasé por el Instituto y la Universidad, pero de estos centros no conservo más huella que una gran aversión a todo lo académico. He asistido durante veinte años, casi diariamente a la Biblioteca Nacional. En 1906 hice oposic…

BIBLIOGRAFÍA DE JOSÉ RODRÍGUEZ MOLINA RELACIONADA CON LA HISTORIA Y CULTURA DE BAEZA

José Rodríguez Molina, Profesor Titular de Historia Medieval de la Universidad de Granada, ha dedicado gran parte de su larga y profunda actividad investigadora al mejor conocimiento de la historia y cultura de Baeza, entre otros dominios de estudio históricos relacionados con Jaén, Granada y Andalucía, generales y particulares como, por ejemplo, sus estudios de frontera. De sus más de 150 estudios publicados, ofrezco la siguiente selección (para un acceso a la lista completa de sus publicaciones, véase

http://www.medievalugr.es/index.php?option=com_content&view=article&id=6:curriculum-de-jose-rodriguez-molina&catid=4:area-de-historia-medieval)


Introducción al estudio del obispado de Baeza-Jaén, según el Códice Gótico del siglo XIII de la Catedral de Jaén, Granada, 1972, 250 págs. (Inédito).

El obispado de Baeza-Jaén en la Baja Edad Media. Aspectos económico-sociales, (Resumen de Tesis Doctoral), Universidad de Granada, 1974, 40 págs.

"Patrimonio eclesiástico del obispad…